España, segundo país de Europa con más ingresos en UCI en función de su población

Portugal, Reino Unido, Alemania, Francia e Italia se sitúan muy por debajo

Sanitarios realizan la primera intervención quirúrgica en el Hospital público Enfermera Isabel Zendal a una paciente con coronavirus ingresada en la UCI, este miércoles en Madrid. El doctor Eduardo Raboso, portavoz de Sanidad del grupo del PP en la Asamblea de Madrid, ha realizado esta intervención quirúrgica, una traqueotomía a una paciente con coronavirus ingresada en la unidad de cuidados intensivos.
Sanitarios realizan la primera intervención quirúrgica en el Hospital público Enfermera Isabel Zendal a una paciente con coronavirus ingresada en la UCI, este miércoles en Madrid. El doctor Eduardo Raboso, portavoz de Sanidad del grupo del PP en la Asamblea de Madrid, ha realizado esta intervención quirúrgica, una traqueotomía a una paciente con coronavirus ingresada en la unidad de cuidados intensivos.Comunidad de MadridEFE

España es, de un grupo seleccionado de once países, el segundo que más pacientes de Covid-19 en estado crítico tiene ingresados en las unidades de cuidados intensivos (UCI) por cada 100.000 habitantes. Según los datos proporcionados por Miguel Ángel Reinoso, que elabora estadísticas muy seguidas sobre la pandemia, y de los que se hace eco Francesc Pujol, un economista con cientos de seguidores entre los sanitarios por el rigor de sus análisis, en nuestro país hay 9,48 enfermos graves de Covid atendidos por las unidades de críticos por cada 100.000 habitantes.

España sólo es superada por la República Checa, con una tasa de 9,26, pero se encuentra peor en este particular apartado que Portugal (7,51), Reino Unido (5,93), Alemania (5,71), Francia (4,72), Irlanda (4,33), Países Bajos (3,93), Italia (3,92), Polonia (3,83) y Bélgica (2,77). Estos datos dan cuenta de la gravedad del momento que está atravesando nuestro país, que contabiliza 4.515 enfermos en esta situación. Dichos enfermos ocupan el 41,90% de las camas de UCI existentes en todo el país, lo que resta espacio para la atención de enfermos graves libres del virus pero con otras patologías.