La hija de Bill Gates desbarata una de las teorías de la conspiración en torno a las vacunas

Jennifer Gates, de 24 años, recibe su primera dosis de la vacuna contra la covid-19 y lanza varias advertencias

Jennifer, la hija de Bill Gates, posa tras vacunarse contra el coronavirus
Jennifer, la hija de Bill Gates, posa tras vacunarse contra el coronavirusInstagram

Jennifer K. Gates, hija del fundador de Microsoft, Bill Gates, ha recibido su primera dosis de la vacuna contra la covid-19 y con mucho humor ha desbaratado una de las teorías de conspiración en torno a la vacunación.

La joven, de 24 años, compartió en su cuenta de Instagram una imagen inmediatamente después de haber recibido la vacuna. “Ha pasado más de un año desde que surgió la variante SarsCOV2 y ahora tenemos más soluciones, incluidas las inmunizaciones, para ayudar a proteger a las personas y las comunidades”, escribió.

“Tengo el privilegio de recibir mi primera dosis de ARNm para enseñar a mis células a generar una respuesta inmunitaria protectora a este virus. Como estudiante de medicina y aspirante a médico, estoy agradecida de que me brindará protección y seguridad para mi práctica futura”.

La joven pidió a sus seguidores que lean más y consideren seriamente aceptar ser vacunados cuando se les otorgue la opción: “Cuantas más personas estén inmunizadas, más seguras serán nuestras comunidades para todos”.

Gates también agradeció el trabajo que hacen médicos, científicos, expertos en salud pública, farmacéuticos y tantos otros que hicieron posible este “logro en la medicina moderna”. “Nuestros trabajadores de la salud han estado trabajando sin descanso para salvar tantas vidas como sea posible, y esta vacuna solo aumentará su capacidad para tener éxito”, afirmó.

Además, la hija del magnate estadounidense lanzó una advertencia: “Seguiré usando mi mascarilla (¡o dos!) después de recibir mi segunda dosis. Espero que eso se explique por sí mismo, y si no es así, puedo proporcionar fuentes”.

Para concluir, la joven mandó a sus seguidores un mensaje cargado de humor sobre la teoría de la conspiración que mezcla la vacuna y a su propio padre: “Lamentablemente, la vacuna NO implantó al genio de mi padre en mi cerebro, ¡si tan solo el ARNm tuviera ese poder …..!», escribió con un emoji guiñando un ojo en una publicación en Instagram.