Sanidad priorizará a pacientes de cáncer si hay falta de recursos por la covid

Aconseja «estratificar» el riesgo de salud adverso según el tumor y la situación clínica

El informe de Sanidad urge a reactivar los cribados paralizados por la pandemia
El informe de Sanidad urge a reactivar los cribados paralizados por la pandemiaDamian DovarganesAP

El Ministerio de Sanidad reconoce que la pandemia causada por la covid-19 está impactando de forma muy elevada en los procesos de diagnóstico y tratamiento de enfermedades como el cáncer. El temor a que la situación se prolongue y afecte de forma aún más negativa a los pacientes ha llevado al departamento que dirige Carolina Darias a negociar con las autonomías un plan de choque específico que se debatirá hoy en el Pleno del Consejo Interterritorial de Salud.

El texto, al que ha tenido acceso LA RAZÓN, propone elaborar un informe sobre la atención del cáncer durante esta pandemia mediante el análisis de los datos asistenciales y epidemiológicos disponibles en todo el Sistema Nacional de Salud (SNS), y urge a continuar los programas de cribado de la patología. Continuarlos, apunta, «es una prioridad».

De hecho, y ante la incertidumbre generada por la covid-19, propone «plantear estrategias que, en este contexto, permitan el cribado de toda la población diana con la periodicidad recomendada y, así, obtener el máximo beneficio de los cribados en nuestra población». El documento insta a «reorientar los procesos asistenciales para reducir el tiempo desde la sospecha clínica hasta el primer tratamiento». En este sentido, propone «priorizar la realización de estudios adicionales (colonoscopias, estudios diagnósticos de la mama adicionales, etc.) ante una prueba de cribado ya realizada sospechosa, salvo situaciones excepcionales». Añade que «se pueden utilizar priorizaciones en función del riesgo de malignidad de los resultados de la prueba de cribado», y pide impulsar en primaria la evaluación de síntomas de sospecha de cáncer con la consulta presencial y continuar las revisiones del programa del niño/a sano/a como fuente de detección de signos de cáncer infantil. Demanda circuitos frente a la covid en primaria y hospitales para asegurar el acceso a diagnósticos y una «provisión basal de servicios de diagnóstico y tratamiento del cáncer durante los picos de covid».

La propuesta insta a disponer de protocolos para garantizar el acompañamiento durante el proceso de atención a los pacientes con cáncer, sobre todo al final de la vida. Y entra en un terreno espinoso: «Estratificar el riesgo de resultado de salud adverso en función del tipo de tumor, características de cada paciente y situación clínica, que permita tomar decisiones basadas en criterios acordados previamente para establecer prioridades de acceso a diagnóstico y/o tratamiento basándose en recomendaciones y consensos de sociedades científicas nacionales e internacionales. Se deberían revisar los ejemplos discutidos estos meses para establecer criterios compartidos que eviten la discusión caso por caso, siempre que nos encontremos en un contexto de escasez de recursos asistenciales».