10 errores que estropean la ropa y la lavadora al hacer la colada

No tratar las manchas, sobrecargar el aparato o lavar en agua fría son algunos de los fallos más frecuentes, según la OCU

En el mercado podemos encontrar lavadoras que soportan fácilmente los 10 kg.
En el mercado podemos encontrar lavadoras que soportan fácilmente los 10 kg.

Hacer la colada es una tarea del hogar aparentemente sencilla. No esconde mucho misterio: echas la ropa en el bombo de la lavadora, pones detergente, suavizante, un programa de lavado y, después, la tiendes. Sin embargo, en ese proceso tan cotidiano es habitual cometer una serie de errores que influyen en la limpieza de las prendas y en el buen funcionamiento del electrodoméstico.

Recuperar los objetos olvidados en los bolsillos antes de hacer la colada o separar la ropa para que no se traspase el color de nuestras prendas son algunos de los conceptos básicos que se respetan en todos los hogares. Si aún así no consigues que tus prendas queden como nuevas, es posible que estés cometiendo alguno de los diez errores más frecuentes que ha recopilado la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).

Lavar la prenda sin tratar la mancha

Normalmente echamos a lavar la ropa usada aunque no esté especialmente sucia. El problema viene cuando una mancha difícil arruina nuestra prenda favorita, ya que si se mete a la lavadora sin tratar, seguramente el lamparón siga ahí una vez finalice el programa. La forma de evitarlo es tratar las manchas con el producto adecuado antes de meter la ropa en el tambor.

Sobrecarga

La capacidad de carga de las lavadoras está mejorando mucho en los últimos años. En el mercado podemos encontrar electrodomésticos que soportan fácilmente los 10 kg. Sin embargo, es importante no sobrepasar el límite para evitar averías. La forma de asegurarse de que nuestra lavadora puede soportar la carga que hemos introducido es procurar que entre la ropa y el tambor quede un espacio del tamaño de una mano.

Mezclar la ropa

Cada prenda tiene unas recomendaciones específicas de lavado. Algunos tejidos necesitan más temperatura que otros, por lo que no es aconsejable hacer la colada sin comprobar las etiquetas. En ocasiones no merece la pena poner una lavadora para unas pocas prendas que necesitan un programa, por ejemplo, a alta temperatura. La OCU recomienda, como mínimo, separar la ropa de color de la ropa blanca para evitar desteñidos.

No separar la ropa interior del resto de prendas

Un error muy frecuente es echar la ropa interior a la lavadora junto con piezas grandes como la s sábanas, mantas o manteles. Es probable que durante el lavado sequede atrapada la lencería entre los tejidos o que hayas descuidado meter la pareja de un calcetín. La solución es sencilla: meter la ropa interior en una bolsa dentro del tambor para que las prendas pequeñas no se pierdan entre la colada.

No medir la cantidad de detergente y suavizante

Si el detergente y el suavizante viene con un tapon que sirve de medida, es por algo. Echar poca cantidad de estos productos hará que la ropa no se lave bien, pero pasarse tampoco es bueno. Un exceso de detergente o suavizante puede dejar manchas en la ropa.

Usar lejía en exceso

Mezclar lejía con otros productos de limpieza en el hogar puede ser muy peligroso. Es un producto muy agresivo que, si se usa de manera excesiva para lavar la ropa, es perjudicial para las prendas y el electrodoméstico. Lo ideal es usar lejía para desinfectar la ropa o tratar una mancha concreta.

Lavar en agua fría

A veces se elige lavar la ropa en un programa con agua fría pensando que así se daña menos la ropa y se consigue ahorrar. Sin embargo, a esas temperaturas puede dificultar que el detergente entre en acción, por lo que es probable que las manchas no desaparezcan. La solución es consultar la etiqueta de cada prenda y ver cuál es la temperatura aconsejada de lavado. La más frecuente son los 30 ºC.

Centrifugar demasiado

Centrifugar en exceso puede dañar los tejidos. Reserva los centrifugados de alta velocidad para las prendas de algodón. Las prendas de tejidos sintéticos es suficiente un centrifugado más lento, de hasta 900 o 1.000 rpm.

Dejar la ropa limpia en el tambor demasiado tiempo

Olvidarse de tender la ropa y dejarla demasiado tiempo en el tambor puede hacer que aparezca un desagradable olor a humedad en las prendas y en la lavadora.

No limpiar la lavadora

La lavadora debería ser un electrodoméstico limpio, ¿no? Un mal mantenimiento puede hacer que la máquina se convierta en un foco de bacterias y mal olor. Para evitar futuras averías, es recomendable realizar una limpieza periódica de los filtros de desagüe, las gomas y los cajetines de detergente, entre otros componentes.