La tasa de reproducción del virus vuelve a dispararse y anticipa un aumento de los contagios

Cada infectado transmite la covid-19 a 0,82 personas cuando hace 15 días lo hacía sólo a 0,66

Sanitarios del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), en Oviedo, atienden  a pacientes graves afectados por covid-19, en la UCI instalada en el gimnasio del centro hospitalario
Sanitarios del Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA), en Oviedo, atienden a pacientes graves afectados por covid-19, en la UCI instalada en el gimnasio del centro hospitalarioJosé Luis CereijidoEFE

La tasa de contagios o Número Reproductivo Básico Instantáneo (Rt), el indicador que mide el número de personas a las que infecta cada contagiado, está volviendo a subir en España. Este crecimiento suele anticipar con días de adelanto un aumento de los contagios. Así ha ocurrido, al menos, durante las tres olas anteriores de la pandemia de Covid-19.

Según los datos del Instituto de Salud Carlos III y de la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica, se sitúa ahora en 0,82, lo que equivale a decir que ese es, de media, el número de contagios que provoca cada infectado.

A mediados del mes de febrero de este año, en torno a los días 12 y 13, llegó a rozar el nivel más bajo de toda la pandemia. En concreto, se situó en 0,66, apenas a seis décimas del 0,60 que se registró el 9 de mayo del pasado año, después de los duros meses de confinamiento que lograron frenar la multiplicación del virus en nuestro país.

La cota más alta registrada se produjo el 9 de marzo del pasado año, justo un día después de las polémicas concentraciones feministas y otros actos de carácter político que el Ministerio de Sanidad y las delegaciones del Gobierno autorizaron celebrar pese a que el virus ya había penetrado en España y los casos se estaban disparando. Aquel día el Rt se situó en 2,74, y a partir de ahí comenzó a bajar con la entrada en funcionamiento del estado de alarma, sufriendo altibajos a lo largo de los siguientes meses. El 8 de enero de este año, días antes de que se alcanzar el pico de la tercera ola, llegó a escalar hasta 1,39, y a partir de ahí ha ido cayendo hasta frenarse en seco el descenso y escalar hasta el 0,82 que se registra ahora.

Los epidemiólogos consideran que la pandemia empieza a descontrolarse cuando el número sobrepasa el 1. Eso significa que la propagación del virus crece en una proporción mayor al número de habitantes, lo que hace aconsejables nuevas medidas de control. La situación actual difiere según la comunidad. Madrid, por ejemplo, se sitúa en la media nacional. En Cataluña, se supera, alcanzando el 0,89 y en Asturias se sitúa en 0,91.