Una farmacéutica de 26 años vacunada con AstraZeneca acude al hospital con un trombo en el brazo

La farmacéutica británico-sueca AstraZeneca ha asegurado hoy que “no hay pruebas” de que su vacuna contra el coronavirus provoque un incremento del riesgo de coágulos en sangre

Vista de un vial de la vacuna de AstraZenec
Vista de un vial de la vacuna de AstraZenecSergio G. CanizaresEFE

Una farmacéutica de 26 años acudió el pasado viernes a Urgencias del Hospital de Salamanca al presentar dolor en uno de sus brazos, que además presentaba un aspecto muy inflamado. Una vez en el hospital le practicaron diversas pruebas que pudieron determinar que la joven sufría un trombo por lo que rápidamente le han puesto un tratamiento anticoagulante para que no hubiera más complicaciones.

Tal y como informa SALAMANCA24HORAS.COM, la mujer, que trabaja de una farmacia de Salamanca capital, fue vacunada el pasado 20 de febrero con una dosis de AstraZeneca contra la covid-19 y no presenta ningún factor de riesgo conocido. Por el momento se desconoce si la joven ha sido vacunada con el lote ABV5300, que ha sido retirado.

Este lunes, la farmacéutica británico-sueca AstraZeneca ha asegurado que “no hay pruebas” de que su vacuna contra el coronavirus provoque un incremento del riesgo de coágulos en sangre pese a la decisión de varios países de suspender su utilización como medida de precaución. La empresa asegura que ha realizado “una revisión minuciosa” de los datos disponibles sobre quienes han recibido la vacuna en Reino Unido y la UE.

“Unos 17 millones de personas de la UE y Reino Unido han recibido ya nuestra vacuna y el número de casos de coágulos de los que se ha informado entre este grupo es inferior a la media que se puede esperar en la población en general”, ha explicado la farmacéutica a través de un comunicado firmado por su jefa médica, Ann Taylor. “La naturaleza de la pandemia ha incrementado la atención sobre casos individuales. Estamos yendo más allá de las prácticas habituales de seguridad de seguimiento de medicamentos autorizados sobre casos de incidentes vacunales para garantizar la seguridad pública”, ha añadido Taylor.

Dinamarca, Noruega, Islandia, Bulgaria, Irlanda y Países Bajos han suspendido el uso de la vacuna, mientras que varios países como Austria, Estonia, Letonia, Lituania y Luxemburgo han retirado un lote en concreto al detectar casos de trombosis. Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha asegurado que “no hay razón para no usar” el suero de la Universidad de Oxford.

En España, la vacunación con AstraZeneca continúa, aunque Andalucía, Cataluña, Castilla y León, la Comunidad Valenciana y Canarias han parado “por precaución” hasta que las autoridades sanitarias investiguen los posibles efectos secundarios surgidos.