Andalucía

La profesora fallecida tras recibir la vacuna de AstraZeneca no tenía patologías previas

La muerte ha provocado “inquietud” entre los compañeros de la docente, que lamentan que sus dos hijos hayan “perdido a su madre demasiado pronto”

Vial de la vacuna contra la covid-19 de Astrazeneca
Vial de la vacuna contra la covid-19 de AstrazenecaLUONG THAI LINHEFE

El coronavirus ha provocado una explosión de historias como la de P. G. B., profesora de matemáticas en el IES Guadalpín de Marbella (Málaga), donde hoy la han despedido con un emocionado minuto de silencio, confirmado su fallecimiento, tras sufrir un ictus isquémico con transformación hemorrágica. La Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía ha registrado una notificación de sospecha de reacción adversa en la base de datos FEDRA del Sistema Español de Farmacovigilancia que coordina la AEMPS, ya que se le había administrado “en los últimos 16 días” la vacuna de AstraZeneca, cuya inoculación se ha suspendido en España al detectarse casos de trombosis.

Según ha trascendido, la mujer, de 43 años, madre de dos menores y sin patologías previas conocidas, recibió la dosis en teoría inmunizadora el pasado 3 de marzo y horas después se sintió mal, por lo que acudió a las Urgencias de un hospital privado con síntomas de cefalea y malestar general, que allí achacaron a los efectos secundarios de la vacuna. Pero tuvo que volver, el 13 de marzo, según ha concretado el diario “Sur”, porque no mejoraba. Tras someterla a varias pruebas durante un par de días, entre ellas a un TAC, acabó siendo intervenida por una acumulación de líquido en el cerebro y finalmente murió, sin que, por el momento, se pueda determinar que exista una relación causal entre la hemorragia cerebral de la docente y la vacuna que se le inyectó.

Fuentes de la comunidad educativa local aseguran que la “inquietud” se ha instalado entre los profesores, a quienes se les ha inoculado “la mismas dosis” inmunizadoras que a P. G. B., y también “la tristeza”. “Era muy querida entre los alumnos”, relatan, para lamentar además que “deja atrás a dos niños pequeños” que “han perdido a su madre demasiado pronto”.

Antes de su primer curso en el IES Guadalpín había trabajado en otros centros de la zona como el también marbellí Río Verde, donde también intentan neutralizar la pena. Desde ambos se han sucedido hoy las muestras de cariño hacia la profesora, a la que aseguran echarán de menos “tanto por su trato afectuoso” como por “su valía personal y profesional”, y han trasladado su “más sentido pésame” a los familiares y amigos de una mujer que “ha dejado huella”.