¿Por qué los españoles no pueden viajar en Semana Santa pero sí pueden venir turistas extranjeros?

La ministra de Industria, Reyes Maroto, explica la comentada llegada de turistas extranjeros a España cuando la movilidad de los ciudadanos españoles cuenta con estrictas restricciones

Turistas  alemanes se divierten ayer en  la playa de El Arenal en  Palma de Mallorca.
Turistas alemanes se divierten ayer en la playa de El Arenal en Palma de Mallorca.ENRIQUE CALVO

El Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas han llegado a un acuerdo para cerrar perimetralmente durante este periodo vacacional y así impedir la movilidad entre comunidades. Así, no está permitido el turismo nacional, pero el tráfico estará abierto para el turismo extranjero.

La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, ha explicado por qué en Semana Santa podrán venir a España turistas extranjeros y, en cambio, los ciudadanos españoles cuentan con estrictas restricciones y no podrán viajar durante estos días.

Maroto defiende que la movilidad internacional es “muy baja”, siendo un 10% de lo que suele darse en un mes normal, por lo que considera que no supone un “elemento de riesgo”.

“El mes pasado únicamente vinieron 400.000 viajeros internacionales. En un mes normal podemos estar hablando de entre cuatro y cinco millones. Además, son personas que vienen con PCR”, argumentó la ministra en una entrevista en el programa ‘Liarla Pardo’ de LaSexta.

En la península, en cambio, señala que no se pueden garantizar elementos de seguridad para “parar a todo el mundo y acreditar que tiene una PCR negativa”.

‘Pasaporte Covid’

En su intervención, Reyes Maroto también ha resuelto algunas dudas sobre el certificado verde digital que la Unión Europea planea poner en marcha para reactivar la economía y favorecer los desplazamientos.

Informa de que están trabajando “para que esté disponible” en verano. y considera que conseguirá una movilidad “más segura”, una cuestión “imprescindible porque el virus va a convivir con nosotros, y por tanto tenemos que asegurar el menor riesgo posible para que no se produzcan nuevo repuntes”.

Según explica, “no va a ser obligatorio como no lo es la vacunación. Pero hemos incorporado en el certificado digital otros elementos de seguridad, como el haber pasado ya la enfermedad o acreditar que tienes un PCR negativo”.