La desesperada búsqueda de Mireia León, de 12 años

La menor desapareció el día 16 de marzo en la localidad cántabra de Camargo

Mireia, de 12 años, desapareció el pasado 16 de marzo en Camargo, Cantabria
Mireia, de 12 años, desapareció el pasado 16 de marzo en Camargo, CantabriaMinisterio del InteriorMinisterio del Interior

La localidad cántabra de Camargo vive desde hace diez días en tensión por la desaparición de Mireia León, una menor de 12 años, que se esfumó sin dejar rastro el pasado 16 de marzo. Desde ese día, nadie la ha visto, nadie sabe dónde puede estar y la angustia y nerviosismo crece por momentos por temor a que le haya pasado algo grave.

Ante la falta de pistas, diversos órganos oficiales y entidades dedicadas a la búsqueda de personas desaparecidas han puesto todos sus esfuerzos para tratar de encontrarla y han compartido en sus páginas webs y redes sociales un llamamiento para tratar de lograr la colaboración ciudadana en un caso tan inquietante como este.

Uno de los organismos oficiales que ha hecho este llamamiento ha sido el Centro Nacional de Desaparecidos del Ministerio del Interior, que ha publicado un alerta sobre la desaparición, con una imagen de Mireia León y una descripción física de la menor. Según el aviso, Mireia mide 1,40 metros de altura y pesa 40 kilos. Tiene los ojos marrones, lleva el pelo largo y liso y es de color castaño.

Cartel de búsqueda de Mireia León Fuentes
Cartel de búsqueda de Mireia León FuentesMinisterio del InteriorMinisterio del Interior

Cuando Mireia salió de casa el pasado 16 de marzo vestía un chándal gris y rojo, un abrigo rosa y llevaba zapatillas blancas.

Si se dispone de alguna información sobre ella, se puede contactar con la Fundación ANAR en el número de teléfono 116000 o se puede dar aviso a la Guardia Civil a través del 062 o en la web del Centro Nacional de Desaparecidos.

La asociación SOS Desaparecidos también ha incluido en su web un aviso de la desaparición de la menor.

Más de 12.000 casos sin resolver en España

Las desapariciones de menores, en la mayoría de los casos, suelen resolverse de manera satisfactoria. Pero las cifras no dejan de ser preocupantes. Según Missing Children Europe, cada dos minutos se informa de la desaparición de un menor en Europa. En el caso de España, los números asustan. Desde el año 2010 se han registrado más de 176.000 denuncias, de las cuales 12.330 no han sido resueltas. El porcentaje es relativamente bajo pero la cifra es lo suficientemente alta como para que las autoridades traten de poner en marcha los mecanismos necesarios para tratar de actuar cuanto antes en estos casos. De esos más de 12.000 casos, más de la mitad afectan a menores de edad, y aunque sólo un 3% se consideran de alto riesgo, en todas hay denominadores comunes como son el miedo y el sufrimiento.

De hecho, esto ha servido para que el el Ministerio del Interior pusiera en marcha un nuevo protocolo de actuación para acabar con el mito de que hay que esperar 24 horas para denunciar una desaparición. Así, lo recomendable es hacer la denuncia cuanto antes, porque el tiempo en estos casos es fundamental y cuanto antes se comunique una situación de este tipo -sea un caso que afecte a un menor de edad o a un adulto-, antes se podrá actuar y mayores serán las probabilidades de que se resuelva de manera satisfactoria.