La vacuna de Moderna protege contra el coronavirus durante al menos 6 meses

La compañía ya trabaja en vacunas para las variantes emergentes

Vacuna de Moderna contra la Covid-19
Vacuna de Moderna contra la Covid-19DADO RUVIC

Las personas que reciben la vacuna contra la covid-19 de Moderna siguen mostrando altos niveles de anticuerpos seis meses después de la segunda dosis, según un estudio publicado en la revista científica The New England Journal of Medicine.

La empresa estadounidense, en un comunicado publicado a última hora del miércoles, ha asegurado que las conclusiones de este análisis refuerzan su confianza en la protección que ofrece la vacuna.

“Nos complace que estos nuevos datos muestren la persistencia de los anticuerpos hasta 6 meses después de la segunda dosis de nuestra vacuna COVID-19. Esto nos da aún más confianza en la protección ofrecida por nuestra vacuna COVID-19. Seguimos comprometidos con la lucha contra la pandemia causada por la Covid-19”, ha señalado Stéphane Bancel, director ejecutivo de Moderna.

Pfizer y BioNTech, cuya vacuna usa una tecnología similar, también informaron la semana pasada de que el producto sigue siendo altamente efectivo durante al menos seis meses, el tiempo durante el que se ha hecho el seguimiento de los voluntarios que participaron en la última fase de los ensayos clínicos.

En el caso de Moderna, el estudio analizó los anticuerpos de 33 adultos seis meses después de recibir la segunda dosis de la vacuna y mostró que prácticamente todos seguían mostrando niveles altos. La compañía señala que estos resultados han sido publicados en la carta NEJM al editor, y que se están realizando ensayos de seguimiento de respuestas inmunitarias más allá de los 6 meses.

Por precaución, Moderna también está siguiendo una estrategia de desarrollo clínico contra variantes emergentes. Además, se llevará a cabo un ensayo clínico de fase 1 para evaluar las vacunas de ARNm-1273 modificadas monovalentes y multivalentes como una serie primaria en individuos no tratados previamente y como una vacuna de refuerzo en aquellos previamente vacunados con ARNm-1273.

El estudio divulgado la semana pasada por Pfizer mostró que su vacuna parece funcionar de manera similar contra la cepa del virus mayoritaria en Sudáfrica, uno de los países donde se probó el producto.

Ambas vacunas han mostrado hasta ahora altos niveles de seguridad, aunque este miércoles los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos (NIH) anunciaron que han iniciado un estudio para analizar por qué una minoría de quienes han recibido pinchazos con Pfizer y Moderna han desarrollado reacciones alérgicas graves.

Hasta ahora, los casos documentados de reacciones alérgicas graves después de recibir esas vacunas han sido “raros”, pero han generado una “preocupación comprensible entre la población”, dijo en el comunicado el principal epidemiólogo del país, Anthony Fauci.

La vacuna Moderna es una vacuna de ARNm contra Covid-19 que codifica una forma estabilizada por prefusión de la proteína Spike (S), que fue desarrollada conjuntamente por Moderna e investigadores del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAID) Centro de investigación de vacunas. Agencias