Alemania negocia un contrato bilateral para comprar la vacuna rusa Sputnik V

El ministro de Sanidad de Alemania precisa que las eventuales entregas de la vacuna rusa se harían una vez que la Agencia Europea del Medicamento haya emitido la correspondiente autorización

Vial de la vacuna rusa Sputnik contra la Covid-19
Vial de la vacuna rusa Sputnik contra la Covid-19SHAMIL ZHUMATOV

La vacuna rusa Sputnik V todavía no está aprobada por la Agencia Europea del Medicamento (EMA) pero ya han empezado las negociaciones para conseguirla. El ministro de Sanidad de Alemania, Jens Spahn, ha anunciado hoy que su gobierno mantendrá conversaciones bilaterales con Rusia para estudiar cuántas dosis de Sputnik V podrían llegar y cuándo en caso de que la EMA dé su aval definitivo a la citada vacuna contra la Covid-19.

Spahn ha afirmado en declaraciones a la emisora WDR que ya trasladó la voluntad de Berlín de ir un pasó más allá con Moscú en la reunión extraordinaria de ministros de Sanidad de la UE del miércoles, convocada en pleno debate sobre los posibles efectos secundarios derivados de la vacuna desarrollada por AstraZeneca.

Alemania no plantea actuar al margen de la UE en el caso de Sputnik V -como sí han hecho países como Hungría o Eslovaquia-, pero sí que considera necesario comenzar a tantear a Rusia para ver las dosis que podrían llegar en un momento dado.

Spahn, no obstante, ha reconocido que para que realmente la Sputnik V pudiese dar un empujón significativo a la campaña de vacunación dentro de la UE, el fármaco tendría que llegar en cuestión de unos pocos meses, ya que asume que, con más tiempo por delante, habrá también más vacunas disponibles y un mayor ritmo de producción.

El ministro ha instado a las autoridades rusas a proporcionar todos los datos que sean necesarios a la EMA para que esta agencia pueda valorar si la vacuna es segura y eficaz y si también abre la puerta a su introducción -y por tanto compra- dentro del bloque comunitario.

Spahn comunicó la voluntad del Gobierno de Angela Merkel el mismo día en que el responsable del Gobierno del estado de Baviera, Markus Soeder, aliado de la canciller, anunció un precontrato por el que esta región se reservaba 2,5 millones de dosis en caso de que hubiese algún tipo de acuerdo global con Rusia.

Bruselas niega que ponga en riesgo la estrategia común

Por su parte, la Comisión Europea ha negado firmemente este jueves que la intención de Alemania de adquirir por su cuenta dosis de la Sputnik V ponga en riesgo la estrategia común de la UE para la compra centralizada de sueros.

“Tenemos una estrategia europea de vacunas basada en la negociación con una serie de empresas que han sido identificadas. El hecho de que los Estados miembros decidan comprar vacunas de otros productores, y ya ha ocurrido en Hungría, no es el fin de la estrategia”, ha subrayado el portavoz principal del Ejecutivo comunitario, Éric Mamer.

“Son dos cosas diferentes. La respuesta es claramente y simplemente no”, ha reiterado al ser preguntado por si el anuncio que ha hecho este jueves el ministro de Sanidad de Alemania, Jens Spahn, supone el fin de la estrategia centralizada de compra de vacunas.

Los Estados miembros pueden adquirir de manera bilateral vacunas que no están incluidas en la cartera pactada a nivel europeo. Por contra, no pueden tener “negociaciones paralelas” para comprar sueros que sí forman parte de la estrategia centralizada, como los de AstraZeneca, Pfizer/BioNTEch, Moderna o Janssen.

“Cuando se trata de vacunas que no son parte de nuestra cartera, los Estados miembros pueden entrar en contacto y cerrar contratos con desarrolladores de vacunas que no están cubiertas. Si se trata de vacunas que son parte de la cartera, se aplica la regla de que no se pueden aceptar negociaciones paralelas”, ha resumido el portavoz de Salud de la Comisión Europea, Stefan de Keersmaecker.

La vacuna rusa, en estudio

Pese a los recelos iniciales, la vacuna rusa Sputnik V es segura, eficaz y proporciona una protección completa contra los casos graves de Covid-19, según los resultados de una estudio publicado en The Lancet. El análisis de los datos del ensayo en fase III de la vacuna sugiere que un régimen de dos dosis ofrece una eficacia del 91,6% contra la enfermedad sintomática; una protección que en mayores de 60 años es muy parecida y se eleva al 91,8%.

El ensayo incluyó a 2.144 participantes mayores de 60 años. Los efectos secundarios notificados con más frecuencia fueron síntomas similares a los de la gripe, dolor en el lugar de la inyección y fatiga. La vacuna rusa usa una versión modificada del adenovirus que causa el resfriado común para transportar genes para la proteína de pico en el coronavirus como una forma de preparar al cuerpo para reaccionar si aparece Covid-19.

Actualmente, la vacuna Sputnik V se administra en una treintena de países. El organismo sanitario europeo está evaluando una serie de datos sobre la seguridad y efectividad de la vacuna Sputnik V, pero todavía no ha recibido una solicitud formal para obtener la autorización de comercialización dentro del bloque.