¿A qué grupo de población y cómo afectan los “efectos raros” de la vacuna de AstraZeneca?

Dos tercios de los casos de trombos se han registrado entre miembros del sexo femenino, especialmente en menores de 60 años

Una mujer recibe una dosis de la vacuna de AstraZeneca
Una mujer recibe una dosis de la vacuna de AstraZenecaEliseo trigoEFE

Tras semanas de investigación, ayer la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) concluyó que los inusuales trombos «deben incluirse como un raro efecto secundario» de la vacuna de AstraZeneca. Y que a ese «raro efecto» no puede atribuir razones de edad, género o los historiales médicos. Pero no es tan cierto. La propia agencia europea afirmó que la mayoría de los casos notificados han ocurrido en mujeres menores de 60 años dentro de las dos semanas posteriores a la vacunación. A nivel general, el comité revisó 62 casos de trombosis en el cerebro y 24 casos de trombosis en el abdomen, 18 de los cuales fueron mortales.

Las investigaciones realizadas tras los primeros casos apuntaban, para la combinación de coágulos sanguíneos y plaquetas bajas, que se trataba de una respuesta inmune, que conduce a una condición similar a la que se observa en pacientes tratados con heparina. Ésta es un anticoagulante que se utiliza para prevenir la formación de coágulos y la trombocitopenia inducida por heparina (HIT) se sabe que es una reacción adversa al fármaco potencialmente peligrosa impulsada por el propio sistema inmunológico.

Pero no todos los especialistas estaban de acuerdo en que ese era el camino correcto para averiguar qué estaba pasando. Fueron solicitados nuevos estudios para proporcionar más información al respecto.

Trombos
TrombosJosé Luis Montoro | Antonio Cruz

La nueva investigación encontró que a fines de marzo 79 personas en Reino Unido sufrieron coágulos de sangre poco comunes después de la vacunación, 19 de las cuales murieron.

Los casos fueron observados entre 20 millones de dosis de la vacuna AstraZeneca administradas en Reino Unido. Y casi dos tercios de estos casos fueron en mujeres. Las personas que murieron tenían entre 18 y 79 años.

Aquí en España también se procedió a seguir el misterio en torno a la vacunación con AstraZeneca. La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios evaluó todos los datos disponibles sobre acontecimientos trombóticos acompañados de trombopenia, que se han notificado tras la administración de esta vacuna.

Las conclusiones fundamentales fueron que después de la administración de Vaxzevria –así se llama realmente la vacuna– pueden aparecer casos de trombosis en combinación con trombopenia, como trombosis de senos venosos cerebrales (TSVC), en abdomen (trombosis de venas esplácnicas) y trombosis arterial. Los casos identificados corroboraban que se habían presentado mayoritariamente en mujeres de menos de 60 años de edad en las dos semanas posteriores a la administración de la primera dosis de la vacuna, dado que la experiencia con la segunda dosis todavía es era escasa.

Y a nivel europeo se han identificado 62 casos de TSVC y 22 de trombosis de venas esplácnicas, de los cuales 18 fallecieron. Por el momento no se han identificado factores de riesgo específicos para su aparición. Un posible mecanismo que podría explicar estas reacciones adversas sería de tipo inmunológico, similar al conocido para la trombocitopenia inducida por heparina, como antes se mencionaba.

Y finalmente se avisó a la población de que los síntomas sobre los que debe de estar alerta y buscar atención médica si se presentan, incluyen: dificultad para respirar; dolor en el pecho; hinchazón o dolor en una pierna; dolor abdominal persistente; dolor de cabeza intenso y persistente o que empeora más de 3 días después de la vacunación; visión borrosa o doble; múltiples hematomas pequeños, manchas rojizas o violáceas en la piel.

Qué es un trombo

Un trombo es un coágulo de sangre que se forma en un vaso sanguíneo y permanece allí. Puede obstruir el flujo sanguíneo en el lugar, lo que impide el suministro de oxígeno y sangre a los tejidos circundantes. Esto se produce por circunstancias normales, como puede ser una herida, para evitar el sangrado y está formado por plaquetas, glóbulos rojos y fibrina. Si la respuesta del organismo es demasiado elevada y se obstruyen los vasos sanguíneos de lugares clave como el corazón, el cerebro u otras partes del cuerpo se produce la enfermedad denominada trombosis, que puede derivar en un infarto cardiaco o cerebral. Los que han provocado la alarma afectan a los senos venosos que drenan la sangre del cerebro. Entre sus síntomas se encuentra la cefalea, pero también puede producir alteraciones visuales, afasia (trastorno del leguaje y la comprensión), parálisis facial, hemiparesia (pérdida de fuerza) o hemihipoestesia en extremidades. Existen dos tipos de trombosis, la flebotrombosis y la tromboflebitis. La primera se produce por la formación de un coágulo en el interior de una vena, sin inflamación, pero con gran capacidad de desprendimiento. La segunda suele estar más unida a la pared venosa.