La pandemia revalida el crecimiento de los adeptos a los patinetes

Tras el primer año, crecen las firmas que se instalan en España al calor del boom de la demanda

Imagen de una usuaria a bordo de un patinete Link.
Imagen de una usuaria a bordo de un patinete Link.Superpedestrian

Un año después del comienzo de la pandemia, la micromovilidad se ha extendido en España. El teletrabajo y el miedo a contagiarse ha provocado el crecimiento de los adeptos a los vehículos unipersonales, entre ellos, los patinetes.

La generalización del trabajo en remoto ha sido uno de los motivos del aumento de la demanda. Las gestiones se realizan en el propio entorno y, en muchos casos, el uso del coche privado no es necesario. Por otra parte, la búsqueda de alternativas al transporte público para evitar posibles contagios, también ha influido en cuanto al crecimiento de este tipo de transporte sostenible y barato.

El boom de los patinetes eléctricos ha derivado en una legislación para su uso y conducción. Así, los Ayuntamientos han puesto en marcha ordenanzas para regular la movilidad, y las autoescuelas para concienciar sobre su conducción y buenas prácticas.

Su uso generalizado ha obligado a las compañías a avanzar en la mejora de su tecnología, sobre todo en lo que respecta a la seguridad y la geolocalización. La compañía Superpedestrian, líder en tecnología de movilidad, ha creado un sistema innovador para sus patinetes Link. Se trata de un modelo de frenado que permite parar el vehículo un 37 por ciento más rápido gracias a sus tres sistemas independientes que proporcionan una “experiencia de frenado más fiable y segura”, según sus responsables.

Además del innovador sistema de freno, los patinetes almacenan mapas de la ciudad y normativa de localización. Es decir, el patinete comprueba su ubicación GPS con los mapas de a bordo e inmediatamente aplica la geolocalización, lo que evita el retraso en la transmisión del teléfono a la nube.

Otro de sus grandes elementos diferenciadores es el Sistema de Inteligencia del Vehículo, un sistema exclusivo y patentado por Superpedestrian, que a través de 74 sensores que tiene incorporado cada uno de sus patinetes, realiza un autochequeo de los vehículos cada 30 segundos y antes de cada viaje, garantizando que el vehículo se encuentra en perfectas condiciones de seguridad para ser conducido.

La compañía, fundada hace ocho años en el prestigioso Instituto Tecnológico de Massachusset (MIT), ha sabido adaptar su flota a las nuevas necesidades y en un año ha avanzado en la tecnología que permite disfrutar de la experiencia a sus clientes. Presente en Madrid y Alcalá de Henares, la compañía ha sido la primera en obtener el permiso para operar también en Málaga. “Nuestro lanzamiento en Málaga supone un gran avance en el proceso de crecimiento en el mundo, al ser un referente global de modernidad e innovación”, afirma la vicepresidenta para Europa, Haya Verwoord, después de desplegar mil patinetes en ciudades como Roma o Seattle, donde ha sido seleccionada para mover otros dos mil vehículos.

El crecimiento de la demanda de patinetes en nuestro país ha derivado en un paralelo aumento de la oferta. Pese a la competencia, Superpedestriam se ha hecho un hueco importante en España y avanza en el posicionamiento de su flota en las principales ciudades precisamente por la transformación que las urbes españolas están experimentando respecto a la movilidad.