5 conocidos medicamentos con peores efectos secundarios que las vacunas de AstraZeneca o Janssen

Conocidos fármacos, como el Paracetamol o el Ibuprofeno, también tienen efectos secundarios que pueden entrañar riesgos para la salud

Thumbnail

Los beneficios superan considerablemente a los riesgos por efectos secundarios. Esta fue la conclusión que sacó la Agencia Europea del Medicamente (EMA) con respecto a la vacuna de AstraZeneca. A pesar de que la EMA haya encontrado “posibles vínculos” entre los trombos y las vacunas de esta farmacéutica, los considera “efectos secundarios muy raros”.

Los datos están sobre la mesa: el último informe sobre estos trombos publicados el pasado 4 de abril habían detectado un total de 222 coágulos de diferente tipo tras inyectar 34 millones de dosis en Reino Unido y en el Espacio Económico Europeo.

Un porcentaje ínfimo, al igual que ocurre con la vacuna de Janssen. La vacunación fue paralizada en EEUU tras producirse seis trombos tras haberse administrado en torno a 7 millones de dosis.

¿Los efectos secundarios son exclusivos de las vacunas contra el covid-19?

La respuesta es rotundamente no. Cada medicamento va acompañado de una lista de efectos secundarios que pueden tener lugar pero que son poco frecuentes. Incluso, tras recibir una dosis de la vacuna contra el coronavirus, podríamos sufrir dolor de cabeza, náuseas, dolores musculares o sensación de mareo, entre otros efectos secundarios, pero son efectos que ocurren muy pocas veces.

Edemas, hipertensión arterial, insuficiencia cardiaca, disminución de plaquetas, disminución de los glóbulos blancos y rojos, hepatitis, erupciones en la piel, caída del cabello, reacciones en la piel por influencia de la luz, inflamación de los vasos sanguíneos de la piel, náuseas, vómitos, diarrea, flatulencia, estreñimiento o ardor de estómago. Estos son síntomas que a nadie le gustaría padecer. A la vez son efectos secundarios, (catalogados como frecuentes, poco frecuentes o raros) que vienen en el prospecto del Ibuprofeno.

Lo mismo ocurre con el Paracetamol: malestar, bajada de tensión, aumento de los niveles de enzimas del hígado, reacciones alérgicas, bajada de glucosa, alteraciones sanguíneas, alteraciones del hígado y del riñón y, en casos muy raros, reacciones graves en la piel.

También pasa con otros medicamentos famosos, como por ejemplo la Aspirina (úlcera de estómago, sangrado gastrointestinal, hipoprotrombinemia, congestión nasal o urticarias), el Omeprazol (visión borrosa, alteración del gusto, sensación de malestar general, insuficiencia hepática o agranulocitosis) o la Simvastatina (dolor de cabeza, sensación de hormigueo, anemia, pérdida de pelo o calambres musculares).

En definitiva, todos los medicamentos tienen sus efectos secundarios y contraindicaciones, pero que se dan de forma muy poco frecuente. Los beneficios terminan resultando mayores que los riesgos.