Madrid prohíbe las mascarillas de grafeno por su riesgo para la salud

Canadá alerta de la potencial toxicidad de sus partículas en el aparato respiratorio

Reproducción de una mascarilla de grafeno, desaconsejada por Madrid y Castilla y León
Reproducción de una mascarilla de grafeno, desaconsejada por Madrid y Castilla y LeónLa RazónRevista ACS Nano

El Ayuntamiento de Madrid se ha convertido en la segunda administración pública, tras Castilla y León, en aconsejar la retirada de las mascarillas fabricadas con grafeno debido a su posible toxicidad. A la espera de que la Agencia del Medicamento y Productos Sanitarios del Ministerio de Sanidad se pronuncie, el organismo ha tomado la decisión ante la incertidumbre existente respecto al desprendimiento de las nanopartículas de grafeno en los protectores buconasales fabricados con este material, “de acuerdo con un principio de precaución general”.

Pide por ello la retirada y el “no uso” de las mascarillas que contengan grafeno en su composición, “hasta que las autoridades especializadas determinen si es posible usarlas sin riesgo para el personal municipal”. Así se lo expone el jefe del servicio de prevención de riesgos laborales de Madrid Salud a la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) en una misiva en la que responde a la inquietud mostrada por la organización que preside Miguel Borra.

Todo ha surgido de una alerta declarada en Canadá, en la que este país advierte de los riesgos de un nanomaterial relativamente novedoso que se emplea por sus supuestas propiedades antivíricas y antibacterianas. En ese país dichas mascarillas se han distribuido entre adultos y niños en las escuelas. Las autoridades sanitarias de Canadá han identificado que las partículas de grafeno pueden potencialmente provocar toxicidad pulmonar en animales, aunque el riesgo de su inhalación en humanos debe aún demostrarse, al depender de variables como la cantidad y la duración de la exposición, así como las características del grafeno utilizado.

Canadá está recabando datos sobre las mascarillas que contienen el material. Entre tanto, ha decidido retirar las ya distribuidas, y pedir a las autoridades de las provincias que dejen de importarlas y comercializarlas. Como informó este periódico en su edición digital, Castilla y León ya ha decidido retirarlas tras la demanda de CSIF, sindicato que reclama la vigilancia de la salud de los profesionales sanitarios que las han usado.

En concreto, pide que se analice el aparato respiratorio de los que las han llevado. Según CSIF, el pasado lunes las mascarillas con grafeno se estaban utilizando ampliamente en numerosos servicios hospitalarios y de atención primaria de diversas provincias como Ávila, León, Palencia, Segovia o Valladolid. “Por ejemplo, en el Hospital Río Hortega de Valladolid” se usaban en los servicios de urgencias, pediatría y trasplante hepático, así como en neumología, digestivo y diversas plantas. CSIF ha detectado también su uso en Sevilla y Madrid. La Agencia del Medicamento está evaluando las mascarillas de grafeno comercializadas por la empresa Shenquan.