Sanidad niega la vacunación voluntaria de los menores de 60 años con AstraZeneca

Vacunas de AstraZeneca para los de entre 60 y 69 años, y Janssen para los mayores de 70. LA RAZÓN accede a la sexta actualización del plan del Ministerio

Thumbnail

El Ministerio de Sanidad tiene previsto utilizar los sueros del laboratorio AstraZeneca para continuar con ellos la vacunación del grupo de 60 a 65 años que ya están vacunándose actualmente. Además, el siguiente grupo a vacunar con AstraZeneca será el de las personas de entre 66 y 69 años -nacidas entre 1952 y 1955, ambos incluidos- de manera simultánea a la vacunación de otros grupos de población con otras vacunas disponibles.

Así consta en el borrador de la última actualización de la estrategia de vacunación contra la Covid-19 en España, un texto al que ha tenido acceso LA RAZÓN, que ha sufrido ya seis cambios desde que el pasado 27 de diciembre arrancara en toda Europa esta histórica campaña para acabar con la pandemia.

El documento propone además que las personas menores de 60 años de los grupos 3B, 3C y 6 (personal sanitario y sociosanitario, y personal esencial para la sociedad como policías y docentes) que todavía no se hayan vacunado, se vacunarán de forma prioritaria tras finalizar el grupo 5C (los que tienen entre 66 y 69 años).

Primera de AstraZeneca... la segunda se decidirá próximamente

“La vacuna a administrar a las personas a las personas menores de 60 años que se vacunaron con la primera dosis” de AstraZeneca “se decidirá próximamente, así como el momento en el que se reciba esta segunda dosis, según se vaya actualizando y ampliando la evidencia científica, las evaluaciones de la EMA y en comunicación con otros países de la UE”. Según Sanidad, en este momento hay varias posibilidades para completar la pauta de vacunación en estas personas.

Teniendo en cuenta que el periodo recomendado de administración de la segunda dosis es a las 12 semanas de administración de la primera, queda todavía un tiempo para disponer y evaluar la información que se está generando sobre el posible riesgo de efectos trombóticos infrecuentes en personas que no han tenido estas reacciones después de la primera dosis, la respuesta a una segunda dosis con otra vacuna diferente a la primera (intercambiabilidad de vacunas) y la disponibilidad de las diferentes vacunas en las próximas semanas y meses.

El Ministerio puntualiza que la prioridad sigue siendo la vacunación de las personas de mayor edad debido a su mayor riesgo de enfermedad grave y muerte por Covid. En este sentido, apunta que el uso de la vacuna de AstraZeneca por encima de los 60 años contribuye a adelantar la vacunación de esta población. Los vaivenes del Gobierno con la vacuna de AstraZeneca quedan así constatados en esta nueva actualización.

En las actualizaciones tercera y cuarta, por ejemplo, se recomendaba el uso de este suero en las personas de entre 18 y 55 años. Ahora, en cambio, lo recomienda para los mayores: los de entre 60 y 69 años. Para los mayores de esa edad, Sanidad propone usar las nuevas dosis de Janssen que ya han empezado a distribuirse, y que sólo requerirán de una inyección para mostrar su efectividad.

También niega explícitamente la posibilidad de que los menores de 60 años elijan la vacuna de AstraZeneca mediante la firma voluntaria y firmando un consentimiento, tal y como pidieron la semana pasada la Comunidad de Madrid y Andalucía. “Debe recordarse una vez más que la elección de la vacuna no puede establecerse por elecciones individuales, sino que debe basarse en la eficacia y la indicación para los diferentes grupos de población. Tampoco parece oportuno en el momento actual ofrecer la vacuna de Vaxzevria (AstraZeneca] a personas de menos de 60 años que voluntariamente quieran vacunarse”.

El Ministerio considera que la propuesta “no solo puede entrar en contradicción con los principios éticos en los que se fundamenta la propia Estrategia, sino que, además, si aún no se dispone de suficiente información para adoptar la decisión más adecuada, el valor del consentimiento informado como garantía de una decisión autónoma, sería muy discutible por cuanto que difícilmente se les habría podido ofrecer antes de recibir la vacuna una información adecuada en los términos que exige la Ley”.