España se acerca al pico de infecciones de la cuarta ola

La incidencia a 14 días y la tasa contagios aventuran un control de los casos

Javier Anto besa a su esposa, Carmen Panzano, a través del cristal de la residencia de Barcelona en la que ella vive
Javier Anto besa a su esposa, Carmen Panzano, a través del cristal de la residencia de Barcelona en la que ella viveEmilio MorenattiAP

España podría alcanzar en breve el pico de esta por ahora suave cuarta ola de la pandemia. Tres datos invitan al optimismo, después de que hace semanas volvieran los temores ante el posible aumento de la movilidad y de los contagios.

El primero de ellos es la incidencia de infecciones diagnosticadas por cada 100.000 habitantes en los últimos siete días. En estos momentos se sitúa en 108,82, ligeramente superior al miércoles –107,68– pero muy por debajo de la mitad de la incidencia a 14 días, que es de 232,35, según los datos difundidos por el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias (CCAES) del Ministerio de Sanidad.

El hecho de que la incidencia a siete días se sitúe por debajo de la mitad de la incidencia a 14 días es visto por los epidemiólogos como un anticipo de que en un corto espacio de tiempo los contagios crecerán menos que ahora, lo que frenaría los ingresos en hospitales y en las unidades de cuidados intensivos (UCI).

El segundo dato es el que aporta el llamado número reproductivo básico instantáneo o Rt, que se sitúa en 0,98 en el conjunto de España.

Dicho número mide el número de personas a las que infecta cada contagiado. Los especialistas sostienen que cuando esta cifra es inferior a 1, la pandemia se encuentra bajo cierto control, mientras que si lo supera, es señal de que se expande, algo que ahora no ocurre.

El tercer factor es el de la positividad de los test. Cuando ésta supera el 10%, las autoridades sanitarias empiezan a perder el control de los casos, lo que sucedió en el principio de las tres primeras olas de la pandemia. En estos momentos, en cambio, sólo un 7,51 de las personas que se someten a pruebas diagnósticas da positivo y su tendencia en este momento es descendente.

¿Quiere todo esto decir que ha terminado ya el riesgo? No. Aunque los tres parámetros no aventuran un panorama sanitario tan grave como el vivido especialmente en la primera y en la tercera ola, la incidencia sigue siendo alta.

Este jueves se ha situado en 232,35 casos por 100.000 habitantes durante los últimos 14 días. Hace exactamente un mes, antes de la Semana Santa, era de 128,71. También han crecido la incidencia a siete días, que entonces era de 62,53, y el porcentaje de camas ocupadas tanto en las plantas como en las unidades de cuidados intensivos (UCI) de los hospitales.

El pasado 22 de marzo había 8.018 enfermos de Covid-19 ingresados en un centro hospitalario y 1.935 ocupaban plaza en una unidad de críticos. La ocupación era del 6,4% y de 19,5%, respectivamente. Sin embargo, ayer los porcentajes eran del 7,6% y del 22,6%, al contabilizarse 10.049 hospitalizados Covid-19 y 2.283 ingresados en UCI.

Durante este mes han fallecido en España un total de 3.953 personas debido al coronavirus.