España permite entrar aún a viajeros de India pese a su cepa letal

Europa cierra filas y restringe la llegada de pasajeros del país, o que hayan estado en él durante los últimos 14 días.

Crematorios improvisados en las calles de  Nueva Delhi, el epicentro de la tragedia
Crematorios improvisados en las calles de Nueva Delhi, el epicentro de la tragediaDANISH SIDDIQUIREUTERS

La historia se repite. Reino Unido, Francia, Alemania, Italia, Suiza y República Checa han anunciado el endurecimiento de medidas para tratar de proteger a su población de la entrada de la variante B.1.617 (o doble mutante), que está devastando India. En la mayoría de ellos, la prohibición se extiende a pasajeros procedentes del país o que hayan estado en él en los últimos 14 días. En el resto del mundo, Canadá, Singapur, México, Estados Unidos, Marruecos, Emiratos Árabes también han cerrado el espacio aéreo con India para vuelos comerciales. La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Ayuso, ha pedido al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, medidas urgentes para controlar la entrada de esta nueva variante en nuestras fronteras.

En Europa se ha detectado ya en ocho países, según datos del consorcio de vigilancia genómica Gisaid. El país europeo con más casos, y segundo del mundo, es el Reino Unido, donde se ha detectado en 268 personas. También se ha encontrado en Alemania (11 casos), Suiza (6), Bélgica (4), Italia (3), Irlanda (3), Francia (1) y España (1). Unas cifras que se sabe que están por debajo de la realidad, ya que solo se secuencia una mínima parte de los casos de covid-19 existentes. El caso detectado en España no consta en el último informe del Ministerio de Sanidad, por lo que no se sabe aún en qué región se ha producido.

Según la información que figura en la web de AENA, de enero a marzo de 2021 no constan llegadas a España de pasajeros procedentes de Bangladesh, India y Pakistan. Sí de Dubai, Katar y Abu Dabi, que son los aeropuertos de referencia para la llegada de viajeros de India, de donde llegan a España dos vuelos diarios. La realidad es que los hindúes que entran en la península lo hacen a través de Ámsterdam, Londres y Frankfurt.

De hecho, hay 172.000 personas empadronadas en España de dicha nacionalidad, y el 54% vive en Cataluña. También en Canarias vive una extensa comunidad indoasiática. España mantiene una sólida relación con India en el ámbito industrial, que nos sitúa como el sexto socio comercial del país asiático en la Unión Europea, por lo que el flujo de personas y mercancías entre ambos países es constante.

El «tsunami» de India

La tragedia que asola al país está rompiendo todos los récords de la pandemia. India es, hoy por hoy, el epicentro de la Covid-19 en el mundo. Su segunda ola ha sido un «tsunami» devastador que está diezmando la población a pasos agigantados. Este domingo ha alcanzado la escalofriante cifra de 190.000 muertos tras cuatro días consecutivos registrando más de 300.000 nuevas infecciones diarias y una media de 300 muertes al día. Las cifras totales en India alcanzan los 16,2 millones, manteniéndose como el segundo país con más contagios por detrás de Estados Unidos, con 31,9 millones.

Para los científicos, la situación se ha desbordado por una concurrencia de factores, entre los que se encuentra la aparición de variantes particularmente infecciosas, una baja cobertura de vacunas (solo el 8% de la población está inmunizada, pese a ser uno de los mayores productores de vacunas) y un aumento en las interacciones sociales sin restricciones (bodas, certámenes religiosos, políticos, entre otros). Así lo especifican en un artículo publicado en la revista científica Nature, donde explican que el deterioro de la situación ha coincidido con la explosión de la variante B.1.617, que ya representa el 70% de todas las muestras notificadas por India a Gisaid.

Una variante que se detectó por primera vez el 5 de octubre del 2020, según los datos de Gisaid, y tuvo una presencia marginal en los meses siguientes, coincidiendo con un descenso sostenido de los contagios en el país. La B.1.617, que se ha vuelto dominante en el estado de Maharashtra, contiene dos mutaciones (de ahí su sobrenombre de «doble mutante»), que se han relacionado con una mayor transmisibilidad y la capacidad de evadir la protección inmunológica.

La primera es la E484Q, y afecta a un aminoácido concreto de la proteína S que también está alterado en las variantes sudafricana y brasileña, y que les ayuda a escapar del sistema inmunitario. La segunda se denomina L452R, y se ha encontrado anteriormente en la variante californiana. Afecta a la parte de la proteína S que interactúa con el receptor ACE2, por lo que puede ayudar al virus a fijarse mejor a las células. También se ha asociado a una mayor capacidad del virus de evadir la acción de los anticuerpos. «Las mutaciones en las posiciones E484 y L452 se habían visto antes por separado, pero esta es la primera variante importante del virus que combina las dos», ha declarado Jesse Bloom, microbiólogo de la Universidad de Washington.