Salud

La vacuna de Pfizer necesitará una tercera dosis de refuerzo a los nueve meses

Ugur Sahin, cofundador de la farmacéutica creadora de la fórmula, confirma que se precisará un tercer pinchazo “a los 9 meses, y después otro cada año” para garantizar el mantenimiento de la máxima inmunidad

Thumbnail

La vacuna desarrollada por BioNTech/Pfizer, que se administra en dos dosis, necesitará de una tercera al cabo de 9 meses del segundo pinchazo para consolidar la protección contra el coronavirus.

Así lo ha asegurado hoy el el cofundador de la farmacéutica alemana BioNTech, Ugur Sahin, en un encuentro virtual con representantes de medios extranjeros en Alemania.

Sahin, quien dirige el laboratorios junto a su esposa y asimismo científica Özlem Türeci, advirtió de que la máxima efectividad de su fármaco -un 97 %- no se alcanza hasta siete días después de haber recibido la segunda dosis.

Recordó, además, que a los seis meses de haberse logrado esa máxima inmunidad, a través de la segunda dosis, ésta empieza a descender. De acuerdo a sus estimaciones actuales, ello implicaría que, entre los nueve meses y el año siguiente probablemente deberá inyectarse una tercera, para garantizar el mantenimiento de la máxima inmunidad.

Variante india

Respecto a la variante india, Sahin confía en que la vacuna desarrollada por su laboratorio y distribuida junto a su socio estadounidense Pfizer sea también “efectiva”. ”Nuestro método se basa en las experiencias adquiridas contra el cáncer. Experimentamos con muchas variantes y, hasta ahora, en todas hemos logrado buenos resultados”, indicó.

”Confío en que obtendremos también buenos resultados frente a la variante india”, añadió, respecto a esta mutación, mucho más agresiva que las anteriormente detectadas. Hasta ahora, insistió, su vacuna había mostrado su efectividad “en prácticamente todas” las mutaciones conocidas.

Sahin se mostró cauteloso en lo que respecta a la liberación de restricciones para los vacunados. Está claro que ésta va a producirse, ya que “todos esperamos recuperar la normalidad”, pero debe evitarse caer en “discriminaciones” entre ciudadanos inmunizados y los que no lo están. ”Hay que ser muy precavido y no caer en la llamada ‘cultura de la envidia’”, aconsejó.

Píldora contra el coronavirus

Por otro lado, el laboratorio norteamericano Pfizer está llevando a cabo un experimento para encontrar una píldora diseñada específicamente para detener el SARS-CoV-2, según publicó ayer The Telegraph. La molécula que se está probando, es un antiviral conocido PF 07321332 y podría comercializarse a finales de año. El objetivo de este medicamento es evitar que los contagiados desarrollen una sintomatología grave.

Clasificado como un “inhibidor de la proteasa”, ha sido formulado para atacar la “columna vertebral” del virus SARS-Cov-2 y evitar que se replique en nuestra nariz, garganta y pulmones. Cerca de 60 personas -todos ellos adultos de entre 18 y 60 años-, participan actualmente en la primera fase del ensayo, que se espera que finalice el 25 de mayo.