Así se mide y homologa un trofeo de corzo

La longitud, peso, volumen y belleza de la cuerna del macho define el valor del trofeo.

Corzo con la cuerna completamente formada.
Corzo con la cuerna completamente formada. FOTO: Sergio Gómez

En plena temporada corcera, son muchos los cazadores que logran abatir machos con un gran trofeo. Un conjunto de cualidades de longitud, peso, volumen y belleza de la cuerna del macho del corzo otorga una determinada puntuación al trofeo. Así, se habla de trofeos medallables, que son aquellos que, por su puntuación total, entran dentro de unos baremos establecidos que para el caso del corzo son:

  • Medalla de oro: de 130 puntos en adelante.
  • Medalla de plata: de 115 a 129,99 puntos.
  • Medalla de bronce: de 105 a 114,99 puntos.

Cuanto mejor es el trofeo, más satisfacción produce al cazador. Un trofeo de calidad implica además de su belleza, un animal adulto y conocedor de su medio, resabiado y difícil de abatir.

Los corzos poseen una cuerna relativamente sencilla en comparación con el resto de cérvidos. Cuando se encuentran perfectamente formadas, esto es a partir del segundo o tercer año, son cuernas de tres puntas. Los machos entre los tres y los cinco años de vida presentan sus cuernas en plenitud. El desarrollo de las cuernas desde que nacen es muy rápido debido a la adopción de una defensa de tipo biológico donde el animal presenta una alta tasa de nacimientos y un desarrollo muy precoz. Este mecanismo le ayuda a luchar contra sus múltiples depredadores, resistir a las enfermedades o soportar los crudos inviernos. Así, los jóvenes machos presentan pequeñas protuberancias a los 3 meses, cuerna con unos 3-5 cm. de longitud a los seis meses, segunda cuerna con dos varas a los doce meses, caída de la segunda cuerna aproximadamente al año y medio y cuerna con las tres puntas a los dos años.

Los últimos estudios llevados a cabo muestran que el completo desarrollo del trofeo es muy temprano, en ocasiones a los dos años, y que a partir de los tres la evolución es mínima, para decaer a los siete u ocho años. Por lo tanto, el momento de recechar y cazar un corzo suele ir en función de la edad del animal, buscando el cazador que busca un buen trofeo ese punto de máximo desarrollo de su cuerna.

Cuando un cazador logra hacerse con un gran trofeo de puede pedir su homologación ante la Junta Nacional de Trofeos de Caza o bien ante sus comisiones territoriales presentes en distintas Comunidades Autónomas. Hay que tener en cuenta ciertas condiciones a cumplir para que el trofeo de corzo pueda ser homologado como por ejemplo que haya transcurrido al menos un mes desde que el animal fue cazado o al menos tres meses en caso de que la puntuación del corzo superase los 130 puntos. Tampoco podrán homologarse aquellos animales que hayan sido naturalizados o que presenten trofeos anormales o bien trofeos en los que no pueda acreditarse su procedencia.

La Junta Nacional de Homologación de Trofeos de Caza, es el organismo nacional de control y medición de trofeos de caza mayor en España, dependiente del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación y que cuenta con más de 70 años de historia. Aquí se aportan las pautas para homologar un trofeo. Para el caso del corzo se valorarán la longitud, peso, volumen y belleza de la cuerna además de contemplarse valores de belleza y unos aspectos bonificable y penalizables con conformarán la puntuación final del trofeo. Para conocer la puntuación total simplemente hay que ir anotando la puntuación en las casillas correspondientes de una tabla dada siguiendo las instrucciones.

Siguiendo las instrucciones en la ficha se van cumplimentando las mediciones y obteniendo las puntuaciones correspondientes a cada apartado.
Siguiendo las instrucciones en la ficha se van cumplimentando las mediciones y obteniendo las puntuaciones correspondientes a cada apartado. FOTO: Junta Nacional de Homologación de Trofeos de Caza

1. Longitud de las cuernas

Medida siguiendo la curvatura exterior, desde el borde inferior externo de la roseta hasta el extremo de la punta más alta. La cinta métrica se oprimirá contra la cuerna a 2-3 cm. de la roseta. Las protuberancias anormales de la roseta no se consideran para la longitud.

2. Peso de las cuernas

Se pesan en gramos, con apreciación hasta 1 gr., las cuernas y el cráneo exento de toda materia extraña.

o Con el cráneo completo y sin la mandíbula inferior se deducirán 90 gr. Del peso total.

o Con el cráneo serrado, de modo que falte la dentadura superior, se deducirán 65 gr. del peso total.

o Con el cráneo serrado, presentado únicamente el frontal, no se deducirá nada del peso total.

o Con el cráneo serrado de modo que presente los pivotes y muy poco más de hueso, se añadirán de 10 a 20 gr. al peso total.

3. Volumen de las cuernas

Se calcula por diferencia entre el peso total del trofeo en seco y el que arroja al sumergir en agua las cuernas hasta las rosetas, incluidas éstas. Un gramo = 1 cm3.

Indicaciones para la correcta medición de la cuerna del corzo.
Indicaciones para la correcta medición de la cuerna del corzo. FOTO: Junta Nacional de Homologación de Trofeos de Caza

4. Belleza

Color: Claro o cuernas teñidas, (0 puntos), amarillento o marrón claro (1 punto), marrón (2 puntos). Marrón oscuro mate (3 puntos) y oscuro casi negro (4 puntos).

Perlas: Casi sin perlas (0 puntos), débilmente perladas (1 punto), medianamente perladas (2 puntos), bien perladas (3 puntos), muy bien perladas (4 puntos).

Rosetas: Débiles (delgadas y bajas: 0 puntos), medianas (en forma de cordón, ligeramente perladas: 1 punto), buenas (en forma de corona bastante altas: 2 puntos), gruesas (anchas y altas: 3 puntos) y muy gruesas (4 puntos).

Envergadura: Se mide la máxima separación interior entre las cuernas.

o Si es inferior al 30 por 100 del promedio de la longitud de las cuernas (0 puntos)

o Del 30 al 34,99 %: (1 punto)

o Del 34,99 al 39,9: (2 puntos)

o Del 40 al 44,99 %: (3 puntos)

o Del 44,99 al 75 %: (4 puntos)

o Superior al 75 %: (0 puntos)

Puntas: Porosas y poco desarrolladas (0 puntos), porosas y medianamente desarrolladas (1 punto), puntiagudas y blancas (2 puntos).

5. Bonificación

De 0 a 5 puntos, de los que 3 se adjudican por regularidad de las cuernas y 2 a la calidad de las luchaderas. Si mide más de 6 cm. se asignan 0,5 puntos a las luchaderas (derecha e izquierda) y a las traseras (derecha e izquierda). Si miden de 5 a 6 cm. se otorgan 0,25 puntos y si miden menos no obtienen bonificación.

6. Penalización

De 0 a 5 puntos, de los que 3 se adjudican por forma defectuosa de las cuernas y 2 a la mala calidad de las luchaderas. Se penaliza con -0,25 puntos si la medición es de entre 2,6 y 3,4 cm. y la penalización será de 0,5 puntos si la longitud es inferior a 2,5cm.

7.- Forma de medir la longitud de las luchaderas y de las puntas traseras

Cada punta, tanto para la bonificación como para la penalización, se mide por separado y se empieza a medir por la parte exterior de la punta, desde donde se encuentra con la línea imaginaria exterior de la cuerna principal.

Actualmente el mayor trofeo de corzo cazado en España pertenece a un corzo cazado en Guadalajara en el año 2016 y que obtuvo una puntuación oficial de 250 puntos.