EE UU apoyará eliminar las patentes de las vacunas contra la Covid-19

El presidente Biden anuncia que apoyará la propuesta presentada por varios países en la Organización Mundial del Comercio (OMC)

El Gobierno de EE UU apoyará ante la Organización Mundial del Comercio la suspensión temporal de la propiedad intelectual de las vacunas contra el Covid-19. La medida, potencialmente revolucionaria, ha sido defendida por la representante de Comercio Exterior, Kahterine Tai, que en un comunicado oficial explicó que estamos ante «una crisis de salud mundial y las circunstancias extraordinarias de la pandemia Covid-19 exigen medidas extraordinarias». «La administración», ha añadido, «cree firmemente en la protección de la propiedad intelectual, pero al servicio de poner fin a esta pandemia, apoya la exención de esas protecciones para las vacunas Covid-19».

Actualmente, según el contador de la agencia Bloomberg, en el mundo se han administrado 1.119 millones de dosis, pero la desproporción no podía ser más acusada entre los países ricos y pobres. En Estados Unidos, por ejemplo, ha recibido la vacuna el 38,6% de la población, frente al 5,9% de la India. Cuenta Bloomberg que las naciones más ricas están vacunando a ritmo hasta veinticinco veces más rápido, y que los 25 países más desarrollados, que suman el 10,5% de la población mundial, acumulan el 35,9% de todas las vacunaciones. Sólo Estados Unidos habría asegurado 1.000 millones de dosis para este año. Mientras que la primera potencial mundial planea haber vacunado a más del 75% de la población antes del 4 meses, en el resto del mundo puede llevar años. Una catástrofe en términos humanitarios y, por supuesto, un potencial semillero de nuevas cepas que eventualmente podrían llegar a sortear la protección que brindan las vacunas actuales.

La propuesta para suspender temporalmente la protección intelectual fue propuesta por vez primera por Sudáfrica y la India. Un portavoz de la OMC, Keith Rockwell, le ha explicado a la prensa Rockwell que la organización podría tratar la propuesta en una reunión prevista para el 8 y el 9 de junio. La directora de la OMC, Ngozi Okonjo-Iweala, durante una reunión del Consejo General, ha urgido a los países miembros a responder de forma urgente a la «necesidad de una solución multilateral para garantizar el acceso equitativo a las vacunas en todo el mundo», En su opinión el mundo está ante la «cuestión moral y económica de nuestro tiempo». «La forma en que la OMC maneje este asunto es fundamental», dijo, «Necesitamos tener un sentido de urgencia sobre cómo abordamos este problema de respuesta al COVID-19 porque el mundo está mirando». «La política de vacunas es política económica porque la recuperación económica mundial no puede sostenerse a menos que encontremos una manera de obtener un acceso equitativo a las vacunas, la terapias y el diagnóstico», añadió. La web de la OMC informa que durante la reunión de embajadores «los partidarios de la propuesta opinaron que los desafíos actuales planteados por la pandemia sólo pueden abordarse eficazmente renunciando a determinadas obligaciones». «Otras delegaciones», agrega, «seguían sin estar convencidas de la necesidad de una exención a nivel internacional, y algunos miembros argumentaron que una exención podría socavar los esfuerzos de colaboración en curso» . «Estoy firmemente convencido», dijo Okonko-Iweala, «de que una vez que podamos sentarnos con un texto real frente a nosotros, encontraremos un camino pragmático hacia adelante, aceptable para todas las partes, que permita el tipo de respuestas que los países en vías de desarrollo demandan respecto a las vacunas, al mismo tiempo que se analiza como proteger la investigación y la innovación».

En su comunicado Katherine Tai ha dicho que el objetivo del gobierno Biden es «llevar la mayor cantidad de vacunas seguras y eficaces a la mayor cantidad de personas lo más rápido posible». «A medida que se asegure nuestro suministro de vacunas para el pueblo estadounidense», concluye, «la Administración continuará intensificando sus esfuerzos, trabajando con el sector privado y todos los socios posibles, para expandir la fabricación y distribución de vacunas». El director de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha calificado el momento de histórico en Twitter. Sostiene Ghebreyesus que «el compromiso del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y de la Representante del Comercio, Tai de apoyar la exención de la protección de la propiedad intelectual en las vacunas es un poderoso ejemplo del liderazgo de los Estados Unidos para abordar los desafíos de la salud mundial».