Capturan una imagen del cohete chino fuera de control a 700 kilómetros de la Tierra

Se espera que el cohete haga una reentrada descontrolada a la atmósfera terrestre este fin de semana

La imagen del cohete chino
La imagen del cohete chino FOTO: Proyecto del Telescopio Virtual

Todos los ojos están puestos en el cohete chino Long March 5B que amenaza con caer fuera de control sobre la Tierra en los próximos días. The Virtual Telescope Project lo ha conseguido fotografiar. En el momento de la imagen, desde la organización se calcula que el cohete se encontraba aproximadamente a unos 700 kilómetros de altura.

🇬🇧 A few minutes before sunrise, we could capture this exceptional image, showing the Chinese Long March 5b rocket body...

Posted by The Virtual Telescope Project on Thursday, May 6, 2021

La imagen de los astrónomos, captada el día 6 de mayo, fue tomada por una unidad del telescopio robótico Elena con una exposición de 0,5 segundos, informó el astrónomo Gianluca Masi, que logró recibir la fotografía. Señaló que el movimiento del aparato fue “excepcionalmente rápido”: 0,3 grados por segundo.

“En el momento de la captura de la imagen, la etapa del cohete estaba a unos 700 km de nuestro telescopio, mientras que el Sol estaba solo unos pocos grados por debajo del horizonte, por eso el cielo fue increíblemente brillante”, detalló el astrónomo. Y agregó que “estas condiciones hicieron que la imagen fuera bastante extrema”, pero nuestro telescopio robótico logró capturar estos “enormes escombros”.

El astrónomo señaló que se espera que el cohete entre a la atmósfera terrestre el 9 de mayo, e hizo hincapié en que la proyección puede cambiar “a medida que nos acercamos al evento”. “Son escombros enormes (22 toneladas, con una dimensión de 30 metros de largo y 5 de ancho), pero es poco probable que esto ocasione daños serios”, indicó.

¿Qué va a caer a la Tierra?

China lanzó el pasado jueves el cohete ‘Long March 5B’ en el marco de una misión en la que el país asiático buscará construir su propia estación espacial. Ahora, ese mismo cohete está orbitando de manera descontrolada sobre la Tierra y el Pentágono espera que sus restos regresen a nuestro planeta este fin de semana.

Si bien gran parte de los desechos espaciales se quemarán en la atmósfera, el gran tamaño del cohete está generado preocupación, pues algunas piezas podrían entrar a la Tierra y causar daños si golpean áreas habitadas.

En este momento se sabe que según la trayectoria que sigue el cohete y con su inclinación orbital de 41,5 grados, podría aterrizar a latitudes situadas entre el norte de Nueva York, Madrid y Beijing, y tan al sur como el sur de Chile y Wellington, Nueva Zelanda.

El “punto exacto de entrada a la atmósfera de la Tierra” del cohete no puede ser identificado hasta dentro de unas horas después de su reentrada, dijo el portavoz del Departamento de Defensa Mike Howard, pero el 18° Escuadrón de Control Espacial proporcionará actualizaciones diarias sobre la ubicación del cohete a través del sitio web Space Track.

China niega que exista algún peligro

Según las autoridades chinas, la probabilidad que el artefacto impacte en un lugar habitado, es muy poco probable y apuntan a que caerá en mar abierto. De hecho, los analistas espaciales del país asiático explican que la llegada de “basura espacial” a la Tierra es común y que “la afirmación del Pentágono de que los restos del cohete están volando de regreso fuera de control y pueden causar daños si impactan en áreas habitadas no es más que la exageración occidental de la ‘amenaza de China’ en el avance de la tecnología espacial”.

“La mayoría de los escombros se quemarán durante el reingreso a la atmósfera de la Tierra, dejando solo una porción muy pequeña que puede caer al suelo, que potencialmente aterrizará en áreas alejadas de las actividades humanas o en el océano”, dijo Wang al Global Horarios. Como el vehículo de lanzamiento de China está hecho principalmente de materiales livianos, la mayor parte se quemará fácilmente con el aire denso en la atmósfera después de su reentrada a alta velocidad, explicaron los expertos del espacio.

Ahora bien, desde el Pentágono insisten en que es un objeto muy pesado, de 21 toneladas de peso, lo que podría causar graves daños si impacta en una zona poblada.

China inició una intensa fase de construcción del primer proyecto de la estación espacial del país con el lanzamiento de la cabina del módulo central de Tianhe el 29 de abril. Se ha establecido una agenda apretada de 11 lanzamientos para los próximos dos años, y para 2022, la estación espacial será se espera que esté operativo.

Marcando la fase final del desarrollo espacial tripulado de tres pasos de China, la estación extensible en forma de T está programada para estar operativa durante 10 años y su vida puede extenderse a 15 años con la reparación y el mantenimiento adecuados, según la Academia de Tecnología Espacial de China.