España se niega a que las pruebas PCR para viajar sean gratuitas

La mayoría de los Veintisiete se oponen, a pesar de la petición de la Eurocámara

Thumbnail

Continúan las negociaciones entre las capitales y el Parlamento Europeo para que pueda ponerse en marcha un certificado común europeo de vacunación, en aras de permitir la movilidad de cara a la temporada turística. Uno de los mayores escollos hasta el momento es la exigencia de la Eurocámara de que las pruebas PCR para desplazarse entre países europeos sean gratuitas, con el objetivo de no encarecer los desplazamientos dentro del territorio comunitario. Según explicó ayer el secretario de Asuntos Europeos, Juan González Barba, hay tres cuartas partes de los Estados (entre ellos España) que se oponen a esta demanda y así lo expresaron ayer en una reunión del Consejo de Asuntos Generales.

Aunque España considera que la petición del Parlamento Europeo es “lo más loable posible”, cree que este requisito resulta imposible de cumplir debido a que es necesario llegar a un acuerdo para el mes de junio y es necesario conseguir el beneplácito de las capitales europeas Además, cumplir con esta petición de gratuidad podría sobrecargar las arcas de los países turísticos que deberían asumir el precio de las pruebas de los viajeros a su llegada de otros puntos de la UE. Según explicó González-Barba al término del encuentro, la presidencia portuguesa está intentado encontrar una fórmula flexible para encauzar estas negociaciones ( por ejemplo: límites en el precio vinculados a ciertas ), algo que España apoya. A pesar de las dificultades, nuestro país confía en que este certificado esté aprobado en el mes de junio. “No me cabe la menor duda, las dos instituciones saben lo que está en juego y se conseguirá hallar fórmulas satisfactorias, eso sin duda”.