Salud

Revilla: “Ahora mismo no hay vacunas suficientes para los jóvenes”

El presidente de Cantabria pide a los jóvenes prudencia: “No se acaba el mundo, les queda mucho por vivir”

Un camarero en un local de ocio nocturno, antes de su cierre a medianoche, a 3 de julio de 2021, en Santander, Cantabria (España).
Un camarero en un local de ocio nocturno, antes de su cierre a medianoche, a 3 de julio de 2021, en Santander, Cantabria (España).Juan Manuel Serrano Arce Europa Press

Los datos de la incidencia, sobre todos entre los jóvenes, están disparados en Cantabria. El número de casos crece explosivamente y aumenta la presión sobre la Atención Primaria.

Según los últimos datos de la Consejería de Sanidad, el día 5 se contabilizaron 267 nuevos casos de coronavirus, 63 más que la jornada anterior. La incidencia a 14 días fue de 341 casos por cada 100.000 habitantes, 37 más que el domingo; y de 227 casos a 7 días, 21 más que el día anterior.

Además, en lunes se produjeron tres nuevos ingresos hospitalarios, con lo que ya ascienden a 35, de los que cuatro continúan en a Unidad de Cuidados Intensivos (UCI). De este modo, el índice de hospitalización ha crecido tres décimas, hasta el 2,8%, mientras que se mantiene en el 4,3% el de las UCI.

El presidente de Cantabria, Miguel Ángel Revilla, pide prudencia a los jóvenes tras el aumento de los contagios. “No se acaba el mundo, les queda mucho por vivir. Ese desmadre de lanzarse todos a cualquier local abierto es una bomba”, advierte en el programa Espejo Público de Antena 3.

Revilla señala que los jóvenes están viviendo con ansiedad el fin de curso y las reuniones en lugares cerrados y esto se refleja en los contagios. Apunta a que el ocio nocturno, por el problema de los ruidos, tiene poca ventilación. “Sanidad dice que la mayor parte de los contagios se produce en lugares cerrados que no tienen ventilación ventilación donde no llevan mascarilla porque están bebiendo y bailando en proximidad. Esto ha disparado los contagios”.

El presidente de Cantabria considera que con el stock de vacunas actual no es posible vacunar a los jóvenes ahora mismo en una campaña masiva y que primero hay que terminar la pauta de los grupos vulnerables.

Por ello, hace un llamamiento a la juventud y les pide que esperen un poco: “Ellos tienen más tiempo para vivir que los que somos más mayores”, dice. Recuerda que aunque la mayoría de los jóvenes no acaban en hospitales, las vacunas no cubren con una eficacia del 100% a quienes tienen las dos dosis puestas y pueden contagiar a sus padres o abuelos en casa.