La Sanidad pública perderá 10.000 camas este verano, en pleno rebrote de covid

El Sindicato de Enfermería denuncia la paralización de miles de consultas y operaciones quirúrgicas

La Sanidad española cerrará este verano 9.600 camas, 2.700 más que el pasado año, a pensar de que el país se encamina hacia una quinta ola de la pandemia por el aumento de los brotes juveniles y el avance de la variante Delta, que ya está detrás de casi un 11% de los nuevos casos.

Así lo denuncia el Sindicato de Enfermería (Satse), mayoritario en el sector junto a la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM). A juicio de esta organización, el cierre implicará que se paralizarán miles de consultas, pruebas diagnósticas e intervenciones quirúrgicas en los hospitales de nuestro país, “porque los distintos servicios de salud buscan ahorrar dinero en lugar de priorizar la atención sanitaria y cuidados de los pacientes y el conjunto de la ciudadanía”.

Satse ha constatado, tras realizar un detallado análisis, que desde el pasado mes de junio se han vuelto a establecer cierres programados y progresivos de camas, consultas externas, pruebas diagnósticas e intervenciones quirúrgicas en los centros hospitalarios del conjunto del Estado, que se mantendrán los meses de julio, agosto y septiembre.

Se trata, según apunta, de algo “especialmente grave”, ya que las listas de espera en todos los servicios de salud se han disparado a consecuencia de la pandemia de Covid-19.

“En lugar de aprovechar el periodo estival para reducir las grandes listas de espera que existen para poder operarse o realizarse una prueba diagnóstica, las distintas administraciones han optado, un año más, por echar el cierre en plantas y servicios”, apunta Satse en un comunicado.

El sindicato cita el caso de las intervenciones quirúrgicas. España contabiliza alrededor de 700.000 personas en espera para una operación, según los últimos datos del Ministerio de Sanidad. Satse denuncia que estos recortes de verano se intentan justificar por parte de los distintos servicios de salud con el argumento de que se realizan para adecuar la oferta asistencial a la demanda, cuando “lamentablemente”, la realidad es que las enfermedades o problemas de salud no se toman vacaciones en verano. Satse también lamenta el cierre de muchos centros de salud.

Según sus datos, el total de camas cerradas es de 9.632 en el conjunto del país, 2.775 más que en 2020. Se trata, apunta de una cifra global “a la baja”, ya que en distintos centros no se han querido dar los datos argumentando que se cerrarán camas en función de la evolución futura de la situación.

Por autonomías, en Andalucía se cerrarán, al menos, 2.161 camas; 1.900 en Cataluña; 1.650 en Madrid; 675 en el País Vasco; 582 en Galicia; 500 en Aragón y 454 en Asturias. En la Comunidad Valenciana, el cierre afecta a 200 camas; en Murcia, a 308; en Extremadura, 300; en Castilla y León, 279; en Castilla-La Mancha, 185, y en Cantabria, 160. Por último, en Navarra se cerrarán 93; en Islas Baleares, 86; en Canarias, 54, y en La Rioja, 42.