Salud

Bruselas está “preparada” ante una posible tercera dosis de las vacunas

Pfizer prevé solicitar la autorización tanto a EEUU como en la UE para un pinchazo adicional

Thumbnail

La UE está “preparada” por si fuera necesario administrar a la población una tercera dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech para reforzar la inmunidad, según ha declarado la comisaria de Sanidad Stella Kyriakides. Precisamente ayer el laboratorio anunció que solicitará el aval tanto de las autoridades sanitarias estadounidenses como europeas para poder comercializar una tercera dosis de su antídoto con el objetivo de reforzar los niveles de anticuerpos ante nuevas variantes del virus.

En un comunicado, la compañía explica que tiene datos “alentadores” sobre los resultados de esta tercera inyección a la hora de conseguir niveles de anticuerpos neutralizantes cinco o seis veces más altos cuando esta tercera dosis es administrada seis meses meses después del segundo pinchazo.

Tanto las autoridades sanitarias estadounidenses  como las europeas aseguran que las vacunas comercializadas son eficaces para luchar contra las nuevas cepas, incluida la temible variante Delta. A pesar de esto, la Agencia Europea del Medicamento (EMA) por sus siglas en inglés ha urgido a completar la pauta de vacunación, ya que son necesarias las dosis para poder responder a esta mutación.

Pfizer, sin embargo, cree que su antídoto va perdiendo fuelle según avanzan los meses, tal y como demuestra el caso de Israel, campeón mundial en el porcentaje de población inmunizada. “Como se ve en los datos del mundo real publicados por el ministerio de Salud de Israel, la eficacia de la vacuna para prevenir infecciones y enfermedades sintomáticas ha disminuido seis meses después de la vacunación, aunque la eficacia para prevenir enfermedades  graves sigue siendo alta”. Además, la compañía está preparando una nueva versión de su vacuna dirigida específicamente para reaccionar a la variante Delta y se espera que los ensayos clínicos comiencen en agosto.

“Estamos trabajando en esto de manera continua, pero la decisión acerca de cómo avancemos dependerá de la ciencia”, explicó Kyriakides. Según la comisaria, la Comisión está trabajando tanto con la EMA como con el Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades (ECDC por su siglas en inglés) para “fijar una posición en las próximas semanas o en los próximos meses”

La maquinaria europea ya baraja esta posibilidad desde hace tiempo. En el mes de mayo, Bruselas aprobó un tercer contrato con Pfizer para el suministro de  1.800 millones de vacunas adicionales que serán distribuidas de aquí a 2023 con el objetivo de reforzar la inmunidad con una nueva dosis o luchar contra nuevas variantes. Además, en el mes de junio la Comisión Europea activó la compra de 150 millones de dosis adicionales del suero de Moderna en aras de que el antídoto pueda adaptarse a nuevas cepas y ser administrado a niños.

La Comisión Europea considera que la revolucionaria tecnología del ARN mensajero, que comparten los antídotos de Pfizer y Moderna, es la que tiene mas posibilidades de adaptarse a las nuevas mutaciones del virus. Además, la EMA ha aprobado un proceso simplificado para poder dar luz verde de una manera más rápida a la comercialización de nuevas versiones de las vacunas ya existentes que tengan como objetivo adaptarse a las nuevas cepas.