La hemeroteca de Simón: “No hay razones para alarmarse por Delta”

Hace un mes, el epidemiólogo restó importancia a esta cepa, que ha generado una explosión de casos y es mayoritaria ya en cuatro comunidades

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón.
El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón.EUROPA PRESS/A.Ortega.POOL Europa Press

La hemeroteca ha vuelto a traicionar a Fernando Simón. El director de Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES) parece no aprender de sus desatinos en las predicciones sobre la evolución de la pandemia. Al principio de la crisis sanitaria, cuando aseguró eso de que «a lo sumo, habrá un par de casos» de Covid, en enero de 2020, podía disculpársele por la poca evidencia científica que existía entonces sobre el SARS-CoV-2. Pero después de un año y medio, sigue pecando de imprudencia. Su último desacierto: la evolución de las variantes del virus en España. Primero con Alfa y después con Delta, restó importancia a su expansión y con el tiempo se convirtieron en dominantes.

Respecto a la B.1.1.7., la procedente de Reino Unido, en solo tres meses sus contundentes afirmaciones quedaron en papel mojado. A principios de enero, concretamente en la rueda de prensa del día 11, el epidemiólogo aseguró que Alfa no tendría un gran impacto, pese a que en Reino Unido ya era la dominante. Con 70 casos diagnosticados en España, Simón vaticinó que «el impacto de la B.1.1.7. , en caso de tenerlo, será marginal». Tres meses después, pasó a ser la responsable del 90% de los nuevos contagios.

Con la variante Delta, le ocurrió algo similar. A medidados de junio, mientras el gobierno de Boris Johnson evaluaba un freno a al desescalada por el crecimiento de contagios asociados a esta variante y Madrid alertaba de transmisión comunitaria de la B.1.617.2, el director del CCAES miró hacia otro lado. «No es más contagiosa», afirmó rotundo en la rueda de prensa del día 14 del mes pasado. El director del CCAES insistía en llamar a la calma pese a que los brotes empezaban a extenderse por el país: «No hay motivos para alarmarse», aunque «hay que seguir manteniendo la vigilancia», dijo.

Según los análisis del departamento de Salud de Inglaterra, Delta es un 60% más transmisible que Alfa. Eso ha provocado que se haya extendido a una velocidad de vértigo también en nuestro país.

Cuando Simón le resto importancia a Delta, a medidados de junio,ocupaba solo el 1% de los casos. Ahora, según los datos de secuenciación de los que dispone el Ministerio de Sanidad, estaría detrás del 11% de los contagios, aunque en cuatro comunidades ya ha pasado a ser dominante:en Navarra ya supone el 80% de las nuevas infecciones, en Madrid el 44,3%, en Cataluña el 62%, y en la Comunidad Valenciana el 50%. Además, el gobierno canario ha alertado de que en la isla de Gran Canaria, Delta también es la cepa mayoritaroa, pues está detrás del 41% de los casos

Variante Delta FOTO: Antonio Cruz

En otras comunidades su incidencia también se deja notar y crece diariamente. El gobierno del País Vasco avisa que ocupa el 35% del nicho ecológico, al igual que en Aragón. En Baleares, el 25% y en Tenerife, el 23%. En otros territorios como Extremadura y Galicia, Alfa sigue siendo predominante, con una ocupación del 11% y el 6,4%, respectivamente de Delta.

Descartó una quinta ola

Fernando Simón tampoco vio venir esta quinta oleada provocada por la expansión de Delta, la relajación de medidas y el aumento de contagios entre los jóvenes.

«Hay grupos muy bien vacunados, la población mayor, y entre ellos ya no se puede incrementar mucho la transmisión. Hay otros, como los jóvenes, donde la cobertura todavía es muy muy pequeña y entre ellos sí puede haber transmisión y que se produzcan ondulaciones, pero no afectará a los valores nacionales porque las tasas de vacunación ya son muy elevadas», apuntó Simón, Al contrario de sus predicciones, la tendencia dejó de serestable el 26 de junio. Desde entonces, la incidencia ha subido 224 puntos, hasta situarse en los 316 casos por 100.000.