Cataluña

Cataluña, zona cero de la quinta ola

En apenas una semana bate su récord de contagios desde el inicio de la pandemia

La normalidad en Cataluña tendrá que esperar. La vacunación dio un cierto respiro, pero el número de contagios se ha disparado y ya tiene su reflejo, otra vez, en los ingresos hospitalarios. Así, entre el 1 y el 7 de julio, Salud registró, mediante pruebas PCR o tests de antígenos, hasta 40.430 casos. Esta cifra, inédita desde que estalló la pandemia, significa que cada día, de promedio, hay 5.775 contagios. Dicho de otro modo, ya hay 876 personas ingresadas con Covid-19 en los hospitales, sólo ayer, 88 más.

Ante esta situación, el consejer de Salud, Josep Maria Argimon, y el president de la Generalitat, Pere Aragonès, comparecieron para anunciar que entre hoy y mañana «se tomarán nuevas medidas para limitar la propagación del virus». «No estamos en un momento bueno, al contrario, estamos en un momento complicado», señaló Aragonès.

Argimon, por su parte, expresó su preocupación por el incremento de profesionales del sector sanitario contagiados de coronavirus y aseguró que desde la Conselleria se están buscando medidas para protegerles, y que se adoptarían a partir del 19 de julio. Detalló que las mejoras de las condiciones para sanitarios pasan por reforzar la asistencia primaria y por un replanteamiento «radical» del sistema de salud mental que incluya un plan de prevención del suicidio.

Por otro lado, apuntó que espera que la estrategia de vacunación permita alcanzar la inmunidad de grupo y superar la pandemia en otoño de este mismo año, aunque advirtió de que los virus son imprevisibles y que la salida de la pandemia también depende de la responsabilidad colectiva: «Está en nuestras manos, ahora más que nunca». Sin embargo, avisó de que este otoño será crítico para combatir la Covid-19 porque también se tendrá que hacer frente a otros virus propios de ese periodo estacional, como el respiratorio sincitial y la gripe, además de la carga asistencial que conllevan y de «todo el cansancio acumulado» derivado de la pandemia.

Sobre la polémica de los festivales multitudinarios que se han hecho estos últimos días, Argimon valoró que «la organización ha estado bien», pero reiteró que «ha habido imágenes que no nos han gustado nada». Además, admitió que «seguramente a las cuatro o las cinco de la mañana es más complicado mantener la mascarilla al 100%». Argimon recordó que cuando el Procicat los autorizó «la situación era diferente» y se tenían los resultados de los ensayos clínicos realizados en el Apolo y el Palau Sant Jordi. Por todo ello, concluyó que «está claro que, en estos momentos, no soy partidario de que se vuelvan a hacer festivales en las próximas semanas».

La capital catalana, Barcelona, da buena cuenta de la situación de la autonomía. El estallido de los contagios ya repercute de una manera significativa en los hospitales. En sólo una semana se ha pasado de 140 personas ingresadas con Covid-19 en planta a un total de 226 ayer. Esto supone un incremento del 61%. En cambio, de momento, los ingresos en las UCI se mantienen bastante estables. De hecho, hace siete días había 53 pacientes críticos y actualmente hay 55. En el conjunto de Cataluña la evolución del número de personas ingresadas en planta con coronavirus sigue una evolución similar. Se ha pasado de 548 enfermos en planta a 876. Se trata de un incremento del 60%. A diferencia de la ciudad de Barcelona, las UCI catalanas sí están notando un repunte del número de enfermos, de las 123 camas de críticos ocupadas del pasado domingo a 160. El incremento, en este caso, es del 30%.

La mayoría de los enfermos con Covid-19 que ocupan camas de planta de los hospitales de Barcelona tienen entre 20 y 40 años. De hecho, esta franja de edad es la que tiene, con diferencia, una incidencia más elevada en esta quinta ola. Los responsables de los hospitales aseguran que los próximos días serán clave para saber qué porcentaje de los ingresados acaba necesitando una cama de cuidados intensivos.

Las infecciones, disparadas

Desde la tercera semana de junio los contagios han vuelto a aumentar en España, lo que ha hecho que la incidencia a 14 días se dispare hasta los 316 casos por 100.000 habitantes (la de los últimos 7 días tampoco ofrece un panorama muy esperanzador, ya que es de 199). Nuestro país se ha vuelto a colocar así a la cabeza de la Unión Europea en lo que a número de infecciones se refiere. En Cataluña la explosión de casos ha sido brutal (725 por 100.000 habitantes), pero en otras comunidades los datos no son mucho mejores.

En Castilla y León la incidencia el viernes era de 488, en Cantabria de 437, y en Navarra de 411. En otras doscomunidades superaba los 300 casos: Asturias (324) y Aragón (300,14). En Melilla los positivod subieron ayer un 30% tras un brote en un centro de menores. Aunque los ingresos hospitalarios están en aumento, la ocupación en las unidades de críticos permanece por debajo del 7% (concretamente, en el 6,88%).