Los test de autodiagnóstico se agotan en las farmacias en el primer día de compra libre

Los proveedores descartan falta de suministro salvo en ciudades y momentos puntuales

Thumbnail

El inicio de la venta de test de autodiagnóstico de covid sin receta en las farmacias españolas trajo consigo un aluvión de consultas y de compras. De hecho, se agotaron rápidamente. Ana Cosin, en su farmacia de Madrid, señalaba a LA RAZÓN que «vendimos todos los que teníamos. Hemos pedido más a nuestros proveedores pero se nota que ya empieza a estar complicado conseguirlos porque nos dicen que hasta septiembre, nada». Considera que «con el retraso que ha habido en aprobar la venta en farmacias de estos productos, seguramente ahora se produzca una avalancha de ventas, sobre todo por los desplazamientos en vacaciones».

Fuentes del sector farmacéutico indicaron a este periódico que no esperan ningún desabastecimiento aunque sí se podría producir en algunas ciudades en momentos puntuales. El precio más habitual de venta son los 8 euros, aunque varía porque el precio es libre en estos productos.

Hay dos pruebas para confirmar si hay una infección activa: las basadas en la detección de ARN viral mediante las conocidas PCR o técnica molecular equivalente, o bien en la de antígenos. Ninguna sirve para saber si se ha pasado la enfermedad, como hacen los test de anticuerpos.

Realizar una u otra, o una secuencia de ellas, dependerá del ámbito de realización, de la procedencia del caso sospechoso, la disponibilidad y los días de evolución de los síntomas, según establece la «Estrategia de detección precoz, vigilancia y control de covid-19» del Ministerio de Sanidad. Así, la de antígenos está recomendada durante los 7 primeros días desde la infección o en los 5 primeros días desde la aparición de síntomas, cuando la carga viral está en su punto álgido, por lo que hay que tener en cuenta la posibilidad de obtener resultados falsos positivos y falsos negativos en caso de hacérsela sin síntomas o con baja carga viral. También vienen siendo usadas –aunque la preferencia es la PCR– en cribados puntuales masivos, aunque los positivos se tienen que confirmar con PCR si la prevalencia de la enfermedad en la población de estudio es baja, recoge Efe.

La de antígenos de autodiagnóstico, por el contrario, no sirve para confirmar la infección activa ni en personas con síntomas ni en asintomáticos: los resultados positivos en estas pruebas se considerarán casos sospechosos y deberán ratificarse en un centro sanitario.

Se recomienda solo el uso de pruebas de autodiagnóstico que tengan una especificidad del 97% y una sensibilidad del 90%, y contener el etiquetado marcado CE seguido de cuatro dígitos del organismo notificado que lo ha evaluado, teniendo siempre muy presente que se trata de una prueba orientativa.