Se disparan los contagios en las residencias: 500 en la última semana

La incidencia en los centros de mayores sube de nuevo y ya alcanza los 166 casos por 100.000

Varios ancianos en una de las salas de la Residencia de mayores de Carballo
Varios ancianos en una de las salas de la Residencia de mayores de CarballoM. Dylan Europa Press

Las residencias de ancianos fueron las primeras en recibir las ansiadas vacunas contra la covid. No es de extrañar teniendo en cuenta que fueron los lugares más duramente golpeados por el virus: hasta marzo de este año se han contabilizado cerca de 30.000 muertes. Y, aunque la vacunación ha logrado reducir drásticamente los fallecimientos entre sus usuarios, no ha conseguido eliminar los rebrotes.

Las alarmas saltaron en la semana del 12 de julio, la última de la que se tienen datos, por el aumento de brotes en estos centros de mayores. Si el 5 de julio apenas se contabilizaban 124 positivos, en la semana del 12 al 18 se notificaron nada menos que 493 casos en residencias, mientras que, si se suman también los centros de personas con discapacidad y otros alojamientos de servicios sociales, la cifra sube hasta los 588. Respecto a los fallecidos, la semana del 12 de julio se comunicaron 8 y la semana anterior ninguno.

En solo una semana la incidencia del virus en estos espacios de enorme riesgo ha se ha disparado hasta alcanzar la tasa de 166,6 casos por cada 100.000 residentes con coronavirus confirmado, la más alta registrada desde mediados de febrero.

Solo en tres comunidades autónomas no hubo un solo contagio la pasada semana en las residencias de mayores: Asturias, Cantabria y Extremadura, además de en las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla.Por el contrario, se registraron 211 en Cataluña, 88 en Castilla y León, 28 en Aragón, 27 en Madrid, 24 en Castilla-La Mancha, 23 en la Comunidad Valenciana, 21 en Andalucía, 19 en Baleares, 15 en La Rioja, 13 en Navarra, 12 en País Vasco, 7 en Galicia, 4 en Canarias y 1 en Murcia.

Cataluña y Aragón, dos de las regiones más afectadas, han intensificado las medidas de prevención. La Generalitat anunció que se incrementarán las PCR entre sus profesionales (de una a tres semanales entre los profesionales no vacunados y una a los que tengan la pauta completa) y la reducción de visitantes de tres a dos, que, además, deberán hacerse test de antígenos.

En Aragón son ya 107 afectados de 37 brotes en residencias de ancianos. Por eso el Gobierno regional también ha intensificado el control de los trabajadores: deben hacer una autoevaluación diaria y los que no estén vacunados una PCR cada 72 horas.

La necesidad de proteger de nuevo a estos espacios pese a que presentan tasas de inmunización superior al 97% se hace cada vez más latente. La semana pasada, en una residencia de Ibiza las autoridades sanitarias baleares tuvieron que intervenir un centro de mayores tras registrar 27 positivos.

Pero no ha sido la única en sufrir brotes de gran intensidad. En la Rioja, se detectó en una residencia de Logroño un rebrote la semana pasada de 15 contagiados, todos asintomáticos, aunque la consejería de Salud insiste en que «está totalmente controlado» porque se «siguieron todos los protocolos».

Ayer mismo, el Gobierno de Galicia informó de dos casos de Covid en una residencia de Vigo que se suman a otros seis casos en dos geriátricos de la comunidad: cinco en el geriátrico Campolongo situado en Pontevedra y uno en el de Val do Dubra (en La Coruña).