Becciu, primer cardenal juzgado en el Vaticano

En el juicio, que continuará el 5 de octubre, están imputadas otras nueve personas por delitos como malversación, blanqueo, fraude y abuso de poder

Thumbnail

«Siempre fui obediente al Papa». Es el resumen de la declaración del cardenal Angelo Becciu en la primera jornada del juicio por malversación que arrancó ayer en el Vaticano. Es la primera vez que un purpurado se sienta en el banquillo de los acusados, por su supuesta implicación en la compraventa irregular de un inmueble de la Santa Sede en Londres, que provocó un agujero de casi 400 millones de euros en las cuentas de la Iglesia.

El que fuera «número tres» de la Santa Sede se mostró confiado ayer de que la aportación de las numerosas pruebas y testimonios que presenta su abogado le permitirán demostrar «su inocencia de toda acusación». Durante esta primera audiencia que duró unas siete horas, Becciu estuvo presente junto a su letrado y su exsecretario,el sacerdote Mauro Carlino, que también está imputado. Esta primera audiencia duró poco más de siete horas. En el juicio, que continuará el 5 de octubre, están imputadas otras ocho personas.