Israel empieza a poner la tercera dosis a los mayores de 60 años

Se convierte así en el primer país del mundo en aprobar esta medida

Una sanitaria prepara la tercera dosis contra la Covid-19 en el Sheba Medical Center de Ramat Gan (Israel)
Una sanitaria prepara la tercera dosis contra la Covid-19 en el Sheba Medical Center de Ramat Gan (Israel) FOTO: RONEN ZVULUN REUTERS

Semanas atrás, Israel se adelantó a los reguladores internacionales y empezó a suministrar la tercera dosis de la vacuna contra el coronavirus a pacientes inmunodeficientes. Ayer, fue un paso más allá y se convirtió en el primer país que aprueba la tercera ronda de vacunación a mayores de 60 años. “Llamad a vuestros padres y abuelos, preocuparos de que reciban la tercera dosis”, imploró el premier israelí Naftali Bennet. Según afirmó, se trata de una decisión basada en “criterios profesionales, ya que supone un ascenso significativo de los anticuerpos”.

Para cundir con el ejemplo, el primero en recibir el tercer pinchazo fue el propio presidente del país, Isaac Herzog, acompañado de su mujer, Michal. “Es un paso importante para la solidaridad social de Israel”, apuntó Herzog. También hizo lo propio el líder de la oposición, Benjamín Netanyahu, que consideró que se hace demasiado tarde.

La dosis de refuerzo se aprobó apenas dos meses después de que se diera por superada la pandemia en el estado judío, que incluso retiró la obligatoriedad de las mascarillas en espacios cerrados y permitió eventos multitudinarios. Pero la entrada de la variante Delta, que acarreó un inesperado ascenso en los contagios, forzaron dar marcha atrás. Tras semanas en que los positivos se contaban por decenas, este viernes ya fueron más de 2.140 casos, con 286 hospitalizados y 167 en estado grave. Desde el inicio de la pandemia, fallecieron 6.466 personas.

Se prevé que la tercera vacuna no logre contener el ascenso de positivos, pero la expectativa es que disminuya los casos graves entre los más mayores. El profesor Jonathan Gershoni, experto en inmunología, no se mostró convencido de la urgencia de la medida. Pero aclaró que “si hay suficientes dosis, añadir protección a los mayores de 60 puede ser beneficioso, y ayudará a afrontar la variante Delta”. Hay otros expertos que criticaron el paso, ya que priorizan avanzar otras versiones de las vacunas para las nuevas variantes.

Un reporte reciente del ministerio de salud sugirió que la efectividad de las vacunas en prevenir la infección descendió a un 39%, por lo que muchos aceptan la urgencia del pinchazo de refuerzo. En todo caso, la tercera dosis a inmunodeficientes, que se aplicó en Francia e Israel, no provocó reacciones inesperadas entre los pacientes.

Ante los rebrotes a nivel internacional, Israel reinstauró la obligatoriedad de hacer cuarentena al regresar al país desde el extranjero, incluso para aquellos que ya disponían de las dos vacunas. Además, prohibió al menos hasta el 9 de agosto la entrada a países “rojos” a sus ciudadanos, que incluye a España, Rusia, Chipre, Turquía o Gran Bretaña. En caso de saltarse la ley, los israelíes pueden recibir una multa de unos 1.500 dólares.