España, líder mundial en donación de órganos pese a la pandemia

Los trasplantes se redujeron un 18% respecto a 2019 en todos los países por la covid

El colapso de los sistemas sanitarios y la saturación de las UCI en las sucesivas olas de la Covid-19 justifican el descenso de una actividad muy dependiente de la disponibilidad de recursos de críticos
El colapso de los sistemas sanitarios y la saturación de las UCI en las sucesivas olas de la Covid-19 justifican el descenso de una actividad muy dependiente de la disponibilidad de recursos de críticos FOTO: HOSPITAL UNIVERSITARIO ELCHE HOSPITAL UNIVERSITARIO ELCHE

La pandemia de covid-19 se dejó sentir también en un importante descenso de la actividad de donación y trasplante durante el año 2020, que se redujo un 18% respecto a 2019, según se desprende del último informe del Registro Mundial de Trasplantes que gestiona la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) como centro colaborador de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Según los datos del Registro Mundial, en 2020 se efectuaron 122.341 trasplantes en los 82 países. De ellos, 76.397 fueron de riñón (30% de donante vivo), 30.275 de hígado (18% de donante vivo), 7.840 de corazón, 5.765 de pulmón, 1.910 de páncreas y 151 de intestino. Estos trasplantes fueron posibles gracias a 34.739 donantes fallecidos, a los que se suman 28.635 donantes vivos (23.153 de riñón y 5.482 de hígado). El trasplante cardíaco fue el que mejor resistió las consecuencias de la pandemia, y solo registró un 8% de descenso.

El colapso de los sistemas sanitarios y la saturación de las unidades de cuidados intensivos en las sucesivas olas de la Covid-19 justifican el descenso de una actividad muy dependiente de la disponibilidad de recursos de críticos, según explicó el Ministerio de Sanidad en un comunicado. La incertidumbre sobre el impacto de la infección en el paciente trasplantado al comienzo de la pandemia también explica esta disminución, por una reticencia inicial a trasplantar en un entorno de transmisión comunitaria. La disminución global de la actividad se produjo fundamentalmente durante la primera ola de la Covid-19, con una posterior recuperación de los programas en la mayoría de países.

Pese a la pandemia, la donación en asistolia o en parada cardiaca se ha mantenido activa en los 22 países que cuentan con este programa, de acuerdo con los datos disponibles en el Registro Mundial. La donación en asistolia constituye una importante vía de expansión de la donación de personas fallecidas. España es el país del mundo con la tasa más elevada este tipo de donaciones. De hecho, en nuestro país representa el 37% del conjunto de la Unión Europea (UE).

Pese a los efectos de la crisis sanitaria, España se mantuvo en 2020, y ya son 29 años de manera consecutiva, como líder mundial en donación, con una tasa de 38 donantes por millón de población (p.m.p). El Registro Mundial refleja también la importante contribución española a la donación de órganos: nuestro país aportó el pasado año el 19% de la UE y el 5% de las registradas en el mundo, pese a que nuestro país apenas representa el 9% de la población europea y el 0,6% de la mundial. Estos datos muestran la capacidad de resistencia y de recuperación de nuestro sistema de trasplantes en un entorno epidemiológico de gran complejidad, según Sanidad.

En lo que respecta a la actividad trasplantadora, España alcanzó una tasa de 94,6 trasplantes p.m.p el año pasado, una cifra que sólo fue superada por Estados Unidos, con 120,6 trasplantes p.m.p, en parte debido a su importante actividad trasplantadora de donante vivo.