Andalucía

El incendio de Sierra Bermeja queda controlado tras seis de días de lucha contra el fuego

Las lluvias que han caído en la zona durante toda la noche han permitido activar el nivel 0 de emergencia. El fuego ha arrasado 9.670 hectáreas y ha provocado la muerte de un bombero

Thumbnail

Las lluvias que han caído durante toda la noche han permitido que el gran incendio forestal de Sierra Bermeja, que se inició el pasado miércoles haya podido ser controlado antes del amanecer de este martes. El fuego, que ha arrasado 9.670 hectáreas, está clasificado por los especialistas de enorme complejidad e inédito en España.

El presidente de la Junta, Juanma Moreno, confirmaba la noticia esta mañana en un mensaje en su cuenta de Twitter: “La dirección del @Plan_INFOCA me comunica que el #IFJubrique se da por controlado. La lluvia que cae desde hace horas ha sido la mejor aliada del intenso y admirable trabajo de los retenes”. Moreno ha añadido, por tanto, de que se activa el nivel 0. “Ahora queda una fase compleja hasta su extinción”, ha escrito en el mensaje.

El incendio forestal de Sierra Bermeja (Málaga) se ha convertido en el séptimo que más superficie ha quemado en España en la última década. En las labores de extinción de las llamas han participado desde el pasado miércoles casi 1.000 efectivos y más de medio centenar de medios aéreos, gracias a la ayuda de otras comunidades autónomas y del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico. El incendio llegó a abarcar cerca de 90 kilómetros de perímetro y obligó a cortar al tráfico al menos ocho carreteras.

Las llamas causaron la muerte de un bombero en labores de servicio y obligaron al desalojo preventivo de más de 2.600 personas de los municipios de Alpandeire, Faraján, Genalguacil, Jubrique, Júzcar y Pujerra, que fueron realojados en su mayoría en casas de familiares y amigos.

Una de las semanas mas duras y triste

El director de Extinción del Plan Infoca, Juan Sánchez, ha explicado a los periodistas que este martes culmina una de las semanas mas duras y triste de trabajo del operativo, “teníamos que apagar el incendio y luego llorar a nuestro compañero. Cuando un bombero o cualquier servidor muere en acto de servicio es un acto de orgullo para todos y una pena terrible”.

Ha subrayado que han tenido que sobreponerse a esa perdida durante la extinción y ha indicado que anoche sobre las doce de la noche el frente de llama que quedaba era muy pequeño pero muy virulento en la zona de Casares (Málaga) y sobre la una de la madrugada empezó a llover. Sánchez ha indicado que quedan varias semanas de trabajo. “Nos quedan aún puntos calientes y van a salir. Y cuando pase la lluvia y salga el sol saldrán más”, ha añadido.

Por su parte, la Fiscalía de Medio Ambiente considera que los primeros datos de la investigación apuntan a que ha sido causado de forma intencionada, si bien es pronto para disponer de información sobre la autoría. El ministerio público destaca la gravedad del fuego que ha causado la lamentable pérdida de la vida de un trabajador de los equipos de extinción (y otras dos personas heridas), además de “enormes perjuicios desde el punto de vista medioambiental”. Según la Fiscalía, el fuego ha quemado tres espacios naturales protegidos, la zona de especial conservación de la Sierra Bermeja y Real, ZEC del Valle del Río Genal y Paraje Natural de Los Reales de Sierra Bermeja.

Por qué ha sido tan difícil de controlar el incendio de Sierra Bermeja

El incendio de Sierra Bermeja es lo que los expertos llaman de sexta generación. Un tipo de incendio muy virulento claramente vinculado al cambio climático, que modifican las condiciones meteorológicas de la zona afectada y provocan tormentas de fuego, convirtiéndose en una amenaza muy seria para el medio ambiente y para las personas.

Se trata de nuevos fuegos que están teniendo lugar en la actualidad, no así en décadas anteriores, como consecuencia del cambio climático, que en la mayoría de ocasiones supera a los medios materiales y humanos existentes para combatirlos.

En el caso de Sierra Bermeja, las llamas han provocado la formación de pirocúmulos, unas nubes de humo que pueden contener partículas de fuego y que se suelen producir en vertical, pero que en esta ocasión se expanden en horizontal. Estas nubes son originadas por el intenso calentamiento del aire desde la superficie. La elevación de la temperatura genera movimientos convectivos que eleva a la masa de aire hasta alcanzar un punto de estabilidad, usualmente en presencia de humedad.