Científicos de Wuhan planearon infectar a murciélagos con coronavirus mejorados año y medio antes del inicio de la pandemia

Solicitaron financiación a Estados Unidos, que rechazó la propuesta porque “ponía en riesgo a las comunidades locales”

Una investigación revela que China quiso infectar con coronavirus modificado a murciélagos en 2018
Una investigación revela que China quiso infectar con coronavirus modificado a murciélagos en 2018Smithsonian InstitutionLa Razón

China planeaba diseñar genéticamente nuevos coronavirus para realizar experimentos con murciélagos vivos el Instituto de Virología de Wuhan. Para ello, en 2018 solicitó financiación a Estados Unidos que fue rechazada porque “podría haber puesto en riesgo a las comunidades locales”, según una serie de documentos filtrados ayer y publicados por “Drastic”, un equipo de científicos de todo el mundo que investigan el origen de la pandemia de Covid.

La documentación que fue aportada por un denunciante anónimo, corresponde a una propuesta de subvención presentada a la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa (DARPA) en 2018, y refleja que los investigadores chinos pretendían liberar coronavirus en el aire para infectar a los murciélagos con el objetivo de hacer estudios que sirvieran para luchar contra enfermedades que afectan a los humanos. La forma de hacerlo era con financiación internacional.

Fotografía cedida por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), este jueves 8 de diciembre de 2016, que muestra una especie de murciélago polinizador del agave. Autoridades mexicanas presentaron un caso de éxito sobre la integración de la biodiversidad en el sector productivo que muestra la recuperación de un tipo de murciélago como polinizador de los agaves de los que se obtiene el tequila

De hecho, EcoHealth Alliance (organismo que desarrolla soluciones basadas en la ciencia para prevenir pandemias) trabajó con el Instituto de Virología de Wuhan en un intento por llevar a cabo una investigación de sobre patógenos humanos “avanzada y peligrosa” y más concretamente sobre el coronavirus de murciélagos.

Dentro de esta denuncia, añade que el presidente de EcoHealth Alliance (EHA), Peter Daszak, a través de la institución propusieron inyectar los letales coronavirus quiméricos de murciélagos capturados por el Instituto de Virología de Wuhan (WIV) y en ratones humanizados mediante la modificación genética.

El proyecto, denominado DEFUSE, fue finalmente rechazado por las entidades de crédito, pero quedó abierta la posibilidad de que hubiera una financiación parcial de la investigación.

Según explican los expertos de Drastic la negativa estaba claramente argumentada: “El proyecto liderado por Peter Daszak podría haber puesto en riesgo a las comunidades locales”. Y hacía una clara advertencia: El equipo no había considerado adecuadamente los peligros de mejorar el virus o lanzar una vacuna al aire”.

Peter Daszak and Thea Fischer visitaron Wuhan para tratar de obtener información sobre dónde se originó la pandemia de coronavirus FOTO: THOMAS PETER REUTERS

Vacunación de murciélagos salvajes

Drastic afirmó en un comunicado que la propuesta de financiación “incluye algunos elementos de la investigación que ya son conocidos a través de varios artículos científicos, así como otros que nunca se habían hecho públicos”. Entre ellos, “la vacunación de murciélagos salvajes utilizando el virus en aerosol y otros trabajos sobre cepas publicadas y no publicadas que podrían haber producido directamente SARS-CoV-2″. “Estos documentos de propuesta de subvención también muestran un nivel asombroso de profunda participación de EcoHealth Alliance con el instituto de virología de Wuhan, en asuntos de interés nacional”, concluyeron.

El director ejecutivo del programa de emergencias sanitarias la Organización Mundial de la Salud, Mike Ryan, ya había indicado que para la OMS es “extremadamente importante comprender los orígenes de este virus que ha causado la pandemia mundial. Hay muchas hipótesis sobre el origen y el equipo internacional que fue enviado a a Wuhan hicieron una serie de estudios e investigaciones que no descartan nada. Todas las hipótesis siguen sobre la mesa”.

A pesar de ello, el pasado mes de febrero un equipo de expertos chinos y de la OMS indicaron que era “extremadamente improbable” que el virus hubiera entrado en la población humana como resultado de un incidente relacionado con el laboratorio en el Instituto de Virología de Wuhan. Pero la OMS matizó después que “todas las hipótesis estaban sobre la mesa”.