¿Por qué España continúa con la hora de Alemania?

Este octubre podría darse el último cambio de hora en nuestro país según sopesa la Unión Europea

Cambio de hora en los relojes, en Madrid.
Cambio de hora en los relojes, en Madrid. FOTO: Ricardo Rubio Europa Press

En 1940 ocurrió un hecho que nadie podía imaginar que seguiría afectando más de 80 años después. El 16 de marzo de aquel mismo año, el Gobierno de Francisco Franco mandaba por orden expresa que a las once de la noche los relojes marcasen las doce. Desde aquel mismo momento, toda España, excepto las Canarias, tendría la hora de Berlín.

En en plena Segunda Guerra Mundial, España, para tener los mismos horarios que Hitler aunque oficialmente no fuesen aliados, cambió los relojes. Así, se dio paso a que las partes de la península ibérica perteneciente a España pasasen a tener el horario de Berlín y no el huso horario del meridiano de Greenwich (GMT, en invierno).

Este, corresponde en su mayoría a España, pues la mayoría del territorio se encuentra dentro, pero aún hoy en día 81 años después, nuestro país continúa como Berlín. Esto afecta a que en España tengamos el horario central, es decir, una hora de adelanto al sol en invierno y dos en verano.

Así las cosas, suceden horarios que son muy curiosos. En Vigo, por ejemplo, tiene la misma hora que Varsovia en Polonia. Esto impresiona cuando se calcula la distancia entre ambos puntos con 3.200 kilómetros de diferencia. Lo curioso no acaba ahí, pues la ciudad española tiene una hora más que Oporto, que está solo a 150 kilómetros.

Cambio de hora europeo

En 1974, los relojes españoles se atrasaron por primera vez para poder adaptarse al tan conocido “horario de invierno”. En aquella ocasión, el gobierno decició cambiar el horario para aprovechar al máximo la luz del sol. Bajo esta premisa, además, se argumentaba que se ahorraba luz algo que llega hasta nuestros días.

Así, en España se dan dos cambios de hora cada año, una para el “horario de invierno” y otra de verano, provocando cada medio año la gran duda sobre qué día se da el cambio. Aunque durante siete años se dio este hecho en nuestro país, desde 1981, el cambio se hace en toda Europa a la vez.

Aquel año, con miras ya a la Comunidad Europea, se adquirió el cambio de hora el último domingo de marzo y el último domingo de septiembre. Gracias a una directiva europea, el cambio de hora pasó en otoño al último domingo de octubre en 1996.

Esto ha provocado que la medida no sea popular en gran parte de los territorios provocando que la Comisión Europea tomase medidas. Entre el 4 de julio y el 16 de agosto de 2018, el órgano celebró una consulta acerca con más de cuatro millones de participantes con unos resultados sorprendentes.

Más de un 80% de los votantes se manifestó a favor de acabar con el cambio bianual de horario y, además, que fuera el de verano el único existente. Tras estos resultados la Comisión estableció una serie de propuestas y planteo de forma seria acabar con esta medida.

Último cambio de hora

Aunque el órgano decidió tomar medidas, ya hace más de tres años que se espera una respuesta. Aún así, en España existe el debate de si cambiar el huso y volver a aquel que le tocaría por meridiano no por la geopolítica de 1940.

Tras el cambio de hora de marzo de 2019, el Eroparlamento llevó a cabo una votación con 410 votos a favor y 192 en contra de retrasar este 2021 la supresión. Aunque la intención era que cada país escogiese su huso horario, la llegada de la covid 19 lastró los planes posponiéndolos.

La cámara, ademas, pidió a los gobiernos una coordinación entre estos para no perjudicar al mercado interior y, ademas, que se planteasen las consecuencias que tendría para sectores como, por ejemplo, el de la aviación.