Sepultura volcánica para la iglesia de san Isidro

El magma entró con fuerza en La Laguna, afectando al recinto religioso, construido con lava de volcán de la erupción de 1949

“Se la va a comer, si no se la ha comido ya». Los vecinos de La Laguna dan por perdida la iglesia de san Isidro Labrador. Alberto Hernández, el párroco y vicearcipreste de La Palma, también la da por sepultada. Es el segundo templo de que devora el volcán de Cumbre Vieja en un mes. Con el derrumbe del campanario de la ermita de san Pío X en Todoque, también se hundieron las esperanzas de muchos todoqueros en tanto que vieron cómo el alma de su barrio desaparecía de un plumazo. En La Laguna han visto en estos días cómo la lava engullía el campo de fútbol, el polígono industrial… Pero también se confiaba en que respetaría la parroquia. Pero no. La colada no entiende de fe ni de deportes y se ensancha por donde quiere a lo ancho del valle. Ayer por la tarde se quedó a las puertas de la iglesia, en la calle aledaña a la plaza que siempre ha sido punto de encuentro para los vecinos. Se da la circunstancia además de que las paredes de la iglesia de san Isidro fueron levantadas precisamente con lava del volcán de 1949, cuando todavía estaba permitido edificar con este tipo de material, ahora protegido.

Lo cierto es que, ante la amenaza del volcán, hace unos días, a la vez que se perimetró la zona y se invitó a los vecinos a vaciar sus casas, también se desalojó el templo. En su interior se encontraba además todo lo que se pudo rescatar de san Pío X: el sagrario, las imágenes… Además, durante un par de semanas se había convertido también en el lugar para poder celebrar la eucaristía para aquellos que lo habían perdido todo en los primeros días de la erupción.

A los feligreses de Todoque les quedaba la esperanza de reunirse en la misa dominical de diez como hacían en su pedanía, pero ahora, «de prestado». Ahora, ni eso. Lamentablemente, el volcán les volvía a expulsar cuando apenas habían tenido tiempo para echar raíces. El propio Alberto tuvo que dejar su casa situada junto a la iglesia de san Isidro, donde a su vez había alojado a un joven que también lo había perdido todo en la primera semana volcánica. Aunque el sacerdote estaba tan concienciado de la posibilidad de tener que huir que sus padres ya le habían habilitado una habitación en casa, ayer se mostraba especialmente afectado al interiorizar que el Cumbre Vieja arrasaría también con el lugar que se había convertido en estos días en espacio para el abrazo y el consuelo de los más castigados por esta catástrofe que asola a La Palma.

Al menos les queda el consuelo de haberlo podido salvar casi todo. Gracias a la labor de la concejala de Cultura, Charo González, de los operarios municipales, de voluntarios y del propio Alberto, pudieron desmontar el retablo, cargar los bancos y trasladar todas las piezas de valor. Ahora, todo el material se amontona en la parroquia de san Pedro apóstol y los Santos Mártires, que se ha convertido en almacén, aprovechando además que todavía no se ha podido concluir su construcción. «Sin duda lo importante son también las casas de nuestros vecinos, pero en torno a estos templos había una vida de comunidad muy importante para los vecinos», explicaba la edil, que no duda en referirse a la iglesia como «los símbolos de estos barrios».

No son las únicas construcciones arrasadas. En total, según nuevos datos del sistema de satélites Copernicus, hay 1.122 edificaciones destruidas, de las que 902 son de uso residencial, 115 agrícola, 56 industrial, 25 de ocio y hostelería, 10 de uso público y 13 de otros usos diferentes.

Mientras, prosiguen las labores para la puesta en funcionamiento de dos desaladoras portátiles instaladas en Puerto Naos para garantizar el riego de las plantaciones afectadas por la erupción volcánica.

El presidente del Cabildo de La Palma, Mariano Zapata, se comprometió ayer a agilizar, en coordinación con el Gobierno de Canarias y los ayuntamientos de Los Llanos, El Paso y Tazacorte, los plazos para habilitar y reordenar suelo para habilitar viviendas para los afectados cuando termine la emergencia volcánica.

«Tenemos que trabajar unidos desde ya para adelantar todo el trabajo previo de planificación, de forma que cuando la naturaleza nos lo permita no se pierda ni un minuto en dar respuesta a las personas que han perdido sus viviendas, especialmente, así como para recuperar las infraestructuras públicas que también se han visto afectadas por la lava y que son fundamentales para el desarrollo de nuestra isla», dijo Zapata.

Desaparecen los perros

La empresa Aerocámaras, encargada del posible rescate de los perros aislados por la lava en un estanque en el barrio de Todoque ha recibido la autorización para realizar vuelos de reconocimiento en la zona, aunque ayer no había rastro de los podencos. Desde la plataforma animalista Leales.org sostienen que los perros pueden estar refugiados en algún lugar ante las altas temperaturas que registra la isla. La empresa señala que va a seguir realizando vuelos de reconocimiento con sus drones durante todo el día apoyándose en una cámara termográfica y otra de 30 aumentos.

Jaime Pereira, de Aerocámaras, confirmó que solo han detectado a dos conejos escondidos debajo de los matorrales pero entiende que los animales pueden estar «en cualquier sitio» porque hace mucho calor en la zona. Y apuntó que cuentan con un dispositivo conformado por tres drones y altavoces para captar la atención de los perros y señalado que van a seguir en la zona mientras les «dejen» y hasta que se les «pueda sacar».