Un grupo de cazadores entró en la zona de lava seca sin autorización para recuperar a sus perros

Aseguran que los canes no fueron abandonados

Una web de caza confirma que varios cazadores “se jugaron el físico” y fueron a por sus perros. Fuentes cercanas a los propietarios de los perros han informado a Club de Caza que “los perros están con quién deben estar”. Así lo afirma la web en una publicación en la que se confirma que varias personas caminaron sobre la colada seca de lava del sur para adentrarse hasta la zona de aislamiento de los perros y rescatarlos sin autorización del Comité Director del Pevolca.

Al respecto, aclara la web, “la realidad, según esta fuente cercana a los propietarios, es muy distinta. Los perros no estaban abandonados a su suerte. Simplemente salieron huyendo en el momento de la erupción del volcán. Las informaciones que llegan a esta redacción aseguran que los cazadores que los han cuidado siempre se encontraban cazando en los montes de La Palma. Y tras esto, los dueños tuvieron opción de subir a rescatarlos. Lo que nos repiten una y otra vez es que esos perros no estaban ni fueron abandonados. Sus propietarios llevaban días planificando su rescate. En silencio”, aclara.

Además, “nos aseguran que los perros fueron rescatados el pasado domingo por la noche. Si esto resulta cierto, supondría que nos han tenido engañados durante 4 días, sabiendo que los perros no estaban en el lugar”, concretan en la publicación.

Un vídeo publicado hoy recoge la prueba de que los perros no han escapado del lugar, como han asegurado distintos medios de comunicación. Un grupo de personas que se autodefinen como ‘A Team’ afirman ser los encargados de rescatar a los canes.

“No sabemos cómo han llegado hasta los perros. Las autoridades han repetido demasiadas veces que no había forma humana de llegar. Pero, supuestamente, unos cazadores han demostrado lo contrario. Han arriesgado su integridad para rescatar a sus perros. Dejando claro que sí se podía llegar a los perros y rescatarlos. Demostrando una vez más que no se deja a un compañero atrás”, finaliza el escrito de la web de caza.

La empresa de drones Aerocámaras, encargada del rescate de los perros, rastreó la zona durante todo el día de ayer con cámaras térmicas y altavoces simulando sonidos pero los animales no dieron señales de vida.

Se barajaba la posibilidad de que los podencos se hubieran refugiado en algún lugar para protegerse de las altas temperaturas. Jaime Pereira, de Aerocámaras, confirmaba ayer a los medios de comunicación que por ahora solo han detectado a dos conejos escondidos debajo de los matorrales pero entiende que los animales pueden estar “en cualquier sitio” porque hace mucho calor en la zona.

La empresa gallega diseñó un pionero sistema de red de captura y suelta en caso de emergencia para animales de hasta 20 kilogramos de peso. Los perros se iban a ir metiendo en la red atraídos por comida y una vez sobre la misma, los drones levantarían su peso retirándolos de la zona.

La opción de que la UME y el Grupo de Emergencias y Salvamento (GES) realizasen la extracción en helicóptero fue descartada por el elevado riesgo que conllevaría sobrevolar el magma, y el acceso por tierra también fue calificado como inviable debido al cerco de ceniza y lava que los rodea. Por este motivo, las aeronaves no tripuladas (UAS) se convirtieron en la primera (y única opción) de los podencos.

Ahora parece que el misterio ha llegado a su fin. Los perros ya no están en los estanques, pero el ‘Equipo A’ les habría rescatado. Desde Aerocámaras, avisan de que seguirán sobrevolando la zona para confirmar que no se trata de un bulo y que los animales están a salvo.