Salud

Cada contagiado infecta ya a más de una persona en siete autonomías

La tasa de reproducción del virus se dispara y roza el umbral de máximo riesgo en toda España

A lo largo de toda la pandemia de Covid-19, la tasa de contagios o número de reproducción básico instantáneo (Rt) ha constituido una herramienta de primer orden para predecir el rumbo que iba a tomar la enfermedad con algunos días e, incluso, semanas de anticipación. Esta tasa mide el número de personas a las que infecta cada contagiado.

Si la cifra es inferior a uno, la pandemia está contenida, pues los casos decrecen. Si supera esta cifra, significa que la pandemia avanza, pues cada vez hay más infectados, lo que repercute algún tiempo después en más ingresos en las camas de agudos y en las unidades de cuidados intensivos (UCI) de los hospitales y, también, en más fallecimientos.

De momento, este número no ha superado aún el umbral de riesgo en el conjunto del país, pero ya lo roza. Los datos recabados por el Instituto de Salud Carlos III revelan que la Rt está situada en estos momentos en 0,98, muy cerca del límite que ha de disparar las alertas. Pero más inquietante que la cifra así es la tendencia. A mediados de septiembre, estaba situada en uno de los puntos más bajos de toda la pandemia, 0,78.

Desde entonces, no ha parado de crecer, aunque es cierto que lo ha hecho de forma suave. En los 20 meses que han transcurrido de esta grave crisis de salud pública provocada por la irrupción del SARS-CoV-2 y sus variantes, la Rt ha estado en algunos momentos en niveles altísimos.

A principios de marzo de 2020, por ejemplo, cada infectado contagiaba el virus a 2,74 personas, lo que forzó a las autoridades sanitarias a decretar un duro confinamiento. Las restricciones a la movilidad y a los contactos sociales invirtieron la situación y lograron que la tasa de contagios se situara el 10 de mayo en 0,63, el nivel más bajo alcanzado hasta la fecha.

La gráfica de la Rt presenta forma de sierra, con subidas que anticipaban la llegada de una nueva oleada del virus y bajadas que eran fruto de las medidas restrictivas puestas en marcha por las comunidades. El segundo punto más alto de toda la pandemia se alcanzó el 1 de julio de este año, cuando la variante delta se había convertido ya en mayoritaria.

A pesar de lo avanzada que se encontraba entonces la vacunación, cada infectado transmitía el virus a 1,74 personas. La situación actual no es, por tanto, la peor, pero constituye un signo más que apuntala la tesis de los que sostienen que España volverá a sufrir un aumento considerable de casos coincidiendo con la llegada del frío.

Número reproductivo básico Covid
Número reproductivo básico Covid FOTO: Teresa Gallardo

Un riesgo que puede dispararse coincidiendo con la eclosión de la gripe, que este año se prevé más intensa que en el anterior tras el fin del uso de las mascarillas en exteriores. A pesar de que el conjunto del país no ha traspasado la zona considerada de riesgo por los epidemiólogos, algunas autonomías sí lo han hecho, lo que aventura un próximo aumento de los casos en todas ellas.

En concreto, siete han alcanzado o superado el fatídico 1, con el País Vasco a la cabeza. En esta última autonomía, cada positivo transmite el virus a 1,21 personas. En la Comunidad Valenciana, la Rt es de 1,17, mientras que en la Región de Murcia y en la Comunidad Foral de Navarra se sitúa en 1,11. Algo más abajo figuran La Rioja, en donde cada infectado contagia a 1,07 personas, el Principado de Asturias, en donde la cota es de 1,02, y en Castilla y León, en donde alcanza el 1.

En el resto de las regiones la tasa es inferior, pero en algunas zonas de ellas está disparada. Es el caso de Cataluña, en donde la tasa global de contagios es del 0,9. Sin embargo, la Generalitat ya ha confirmado haber superado ampliamente esa cifra y sobrepasado el 1.