Primera salida de una aseguradora de Muface por la asfixia financiera

CSIF destapa la marcha de Igualatorio de Cantabria y alerta del impacto en la atención sanitaria a los funcionarios por la merma de financiación del modelo

Fachada de una de las oficinas de Muface
Fachada de una de las oficinas de Muface

A las empresas aseguradoras no les resulta rentable prestar servicio en Muface. La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) ha informado de la salida del Igualatorio de Cantabria de este modelo que permite elegir a los funcionarios de la administración civil del Estado si reciben atención sanitaria pública o privada. CSIF, sindicato más representativo en las administraciones públicas, lo achaca a la insuficiencia financiera que arrastra el mutualismo sanitario por la insuficiencia de fondos que inyecta el Gobierno.

“Tras la información recibida hoy, vemos que se ha producido la salida de Igualatorio de Cantabria del nuevo concierto realizado para la prestación sanitaria del funcionariado, confirmándose así uno de nuestros temores. Desde CSIF esperamos que este abandono no produzca un deterioro en la asistencia sanitaria y que se siga garantizando que esta se realice con la misma calidad que la del resto de la ciudadanía”, explica la organización que preside Miguel Borra en un comunicado, añadiendo que “el hecho de que una compañía haya abandonado el modelo (sumándose a las que lo han abandonado con anterioridad) muestra que no se han hecho bien los deberes desde el Ministerio. El concierto sanitario debería favorecer la suma de más compañías en vez de provocar su retirada, para lo que hubiera sido necesario un mayor incremento del presupuesto asignado”.

“Ya en el último Consejo General de MUFACE, CSIF – sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado- expuso su preocupación ante el hecho de que la inversión realizada para el concierto (2022-2024) tuviera como consecuencia la salida de algunas de las compañías del modelo y que se viera afectado el servicio sanitario que pudieran recibir los y las mutualistas, así como sus beneficiarios/as”.

CSIF asegura que luchará para que el modelo Muface pueda subsistir “y no se le deje morir por inanición, puesto que ha demostrado sobradamente que funciona correctamente”. También promete que estará mucho más alerta en la detección de las incidencias que pudieran surgir en las prestaciones sanitarias que recibe el funcionariado. “No queremos que este quede en una situación comprometida. Ya alertamos de que esto podría ocurrir si no se dota suficientemente los conciertos sanitarios futuros”.