La colada sur se desborda y arrasa nuevos terrenos

Más de 10.000 turistas disfrutan del espectáculo volcánico mientras vecinos afectados siguen recluidos

La lava amenaza más edificaciones
La lava amenaza más edificaciones FOTO: Emilio Morenatti AP

El Plan de Emergencia Volcánica de Canarias confirmó durante la mañana de ayer que se ha separado hacia el sur una lengua de lava afectando a terreno no sepultado por las coladas hasta ahora en la parte baja de la conocida como Montaña Cogote. Esta nueva situación está generando nuevos daños en infraestructuras y edificaciones existentes en la zona, y prevé la posibilidad de taponar la única vía de acceso al barrio de Puerto Naos.

El sistema de vigilancia y detección de terremotos del Instituto Geográfico Nacional (IGN) ha detectado desde las 17:52 horas de la tarde del domingo, cuando se producía el terremoto de magnitud 5 que sacudió toda La Palma, hasta las 7 de la mañana de ayer unos 80 sismos acumulados de magnitudes por encima de 3,2 y hasta 3,6. Esto viene a certificar que el anuncio de la reducción de actividad sísmica realizado ayer en rueda de prensa resultó ser temporal.

Cierto es que la sismicidad de foco profundo, por debajo de los 20 kilómetros de profundidad, ha decrecido, y la mayoría de los terremotos se están produciendo a unos 11 kilómetros, justo en donde se detectó el enjambre inicial del actual proceso eruptivo.

La disminución del número y magnitud de los sismos de ayer coincidía con un aumento de la tasa de emisión de lava desde el foco emisor situado en el flanco noroeste del cono principal de la erupción volcánica.

Este flujo discurre por encima de la colada primigenia y también por la colada que recorre la zona 3, rebosando algunos de los tubos y canales volcánicos preexistentes.

Esa fue una de las conclusiones abordadas en el Comité Director del Plan Especial de Protección Civil y Atención de Emergencias por Riesgo Volcánico de Canarias (Pevolca) del Gobierno de Canarias, con base al informe del Comité Científico, que estuvo dirigido por el consejero de Administraciones Públicas, Justicia y Seguridad, Julio Pérez, responsable del plan.

En relación a esa actividad sísmica, el de magnitud 5 preocupa al Pevolca, por lo que se pide a la ciudadanía estar preparada. «En particular, debemos estar alejados, cuando se produzcan, de las ventanas y si estamos en la calle, circular por la parte central para evitar caídas de cornisas o cualquier otro elemento como puede ser una farola, etcétera».

Las colas en las carreteras del Valle de Aridane se intensificaban y el tiempo de espera para poder coger una de las guaguas gratuitas habilitadas, al otro lado de la isla, para ir a ver el volcán supera la hora y media. Eran más de 10.000 visitantes recibidos, según datos del CIT Tedote, los que se intentaban organizar para hacer «turismo de volcán», mientras a los vecinos de 5 municipios: Los Llanos de Aridane, El Paso, Tazacorte, Tijarafe y Puntagorda, se les pedía un «confinamiento voluntario» o no salir de casa sin su FPP2 por la gran incidencia de la ceniza con micropartículas peligrosas y la acumulación de gases, que generaban una atmósfera poco saludable. Son esas contradicciones a las que un día sí y otro también se enfrenta la sociedad palmera.