Los científicos creen que la erupción tiene «cada vez tiene menos energía»

Los expertos coinciden en que el volcán sigue patrones similares al de San Juan del año 1949

La portavoz del Comité Científico, María José Blanco, explicó ayer que «da la sensación de que el sistema cada vez tiene menos energía», hablando sobre la tendencia la baja, desde hace ya varios días, de la sismicidad intermedia, amplitud del tremor, de deformación y de emisión de SO₂.

En cuanto a las emisiones de dióxido de azufre asociado al penacho, ayer fueron menores que en días anteriores, entre 2.000 y 4.000 toneladas. Aunque los valores se siguen considerando altos, como para hablar de un final cercano, continúan con tendencia descendente. Por su parte, la emisión difusa de dióxido de carbono asociada a Cumbre Vieja, también sigue a la baja con 1.800 y 2.000 toneladas diarias.

Aunque el nivel de sismicidad sigue indicando que pueden seguir alcanzándose intensidades de V-VI, la sismicidad profunda se mantiene estable en cuanto a número de sismos y kilómetros de profundidad y la sismicidad en alturas medias sigue a la baja. Además, hay ausencia total ausencia de sismicidad superficial.

Las deformaciones se mantienen en la LP03, la más cercana al centro eruptivo. En el resto de la isla continúa la deflación.

Aunque es cierto que estos parámetros llevan varios días estables o en descenso, María José Blanco insiste en que se debe observar una «tendencia a la baja mantenida» en el tiempo.

En lo que se refiere a las zonas de colada, la lava sigue discurriendo sobre las coladas primigenias y no hay ningún derrame. La colada que está recibiendo más aporte es la 9, que se ha sumado a la 1 y la 2, que tienen menos aporte. Estas tres coladas conforman un delta lávico, que se sigue alimentando, mientras que el resto de zonas de colada están estables.

Varios científicos han apuntado que los patrones que sigue el volcán actualmente activo en La Palma son muy similares a los que tuvo el volcán de San Juan en el año 1949. Incluso apuntaron datos históricos que se asemejaban a lo que estaba ocurriendo en la isla en ese momento, respecto a la actividad sísmica precursora de la erupción del Volcán de San Juan. «Comenzó en 1936 en el Valle de Aridane, a 5-10 km de los respiraderos, y continuó unos meses antes de la erupción en el área de Fuencaliente, a unos 10 km al sur de Duraznero. respiradero. Los respiraderos de Llano del Banco y Hoyo Negro se abrieron sin sismicidad previa. Entre 1936 y 1949 el magma asciende desde el manto superior y se estanca y se diferencia en diferentes niveles dentro de la corteza sin sentir sismicidad».

En ese estudio se confirma que la actividad sísmica que preanunciaba la reactivación volcánica comenzó con dos enjambres sísmicos en 2017 y 2018 ubicados a 15 kilómetros al sur de las fuentes de presión localizadas previamente con los fluidos magmáticos. En tal sentido, explicaron que «en términos generales, los terremotos deberían ocurrir cerca de la fuente que alimenta los disturbios».

Estudio del origen

Sin embargo, varios casos en los que la ubicación de los enjambres precursores iniciales del terremoto no coincide con las fuentes detectadas, como por ejemplo antes de la erupción del monte Pinatubo de 1991 (Filipinas) y el inicio de la erupción de 1995 en las colinas de Soufriere (Montserrat). Este hecho se debe a la concentración de tensiones alrededor del edificio del volcán que obligan a la ocurrencia de terremotos en áreas que no podrían corresponder al almacenamiento de magma».

Mientras, las autoridades siguen investigando el porqué de la muerte del vecino de 70 años del municipio de El Paso (La Palma) que fue hallado muerto en una vivienda situada en el barrio de Corazoncillo. Algunas hipótesis sostienen que realizó tareas de limpieza de un tejado sin compañía de nadie y cayó junto con un trozo de tejado a las cenizas, que lo asfixiaron ya que nadie estaba con él para socorrerle. Aunque será la autopsia la que determine las causas del fallecimiento.