«La dictadura de la corrección política ataca las ideas y el espíritu»

El manifiesto del Congreso Católicos y Vida Pública llama a «no doblegarse»

Última jornada del XXIII Congreso Católicos y Vida Pública (CCVP)
Última jornada del XXIII Congreso Católicos y Vida Pública (CCVP) FOTO: CEU CEU

La Asociación Católica de Propagandistas está dispuesta a «combatir» la que considera «dictadura de la corrección política» en favor de «la paz social y el auténtico progreso». Así al menos lo recoge en el manifiesto en el que se agrupan los compromisos nacidos del XXIII Congreso Católicos y Vida Pública, celebrado este fin de semana en Madrid. Organizado por la Fundación Universitaria San Pablo CEU y la entidad fundada por el jesuita Ángel Ayala, este foro de debate considera que España atraviesa «una pandemia que ataca las ideas, las libertades y el espíritu».

Lo expuso de viva voz Pablo Sánchez Garrido, profesor de la Universidad CEU San Pablo, que fue el encargado de presentar un documento que denuncia la existencia de «un movimiento ideológico que ha sido calificado como un nuevo totalitarismo» que está salpicado por una «pseudo-religiosidad sectaria». En el texto se alerta de cómo está calando en «el fuero íntimo de las conciencias, las familias, los colegios, las iglesias, la economía, el ocio, el lenguaje, los gestos…».

Los congresistas también avisan de que «amenaza con destruir las raíces civilizacionales de la democracia, la tolerancia, la solidaridad, la igualdad ante la ley, el imperio de la ley, así como de las libertades recogidas en las cartas de derechos humanos y, en definitiva, de los valores y creencias que vivificaron e hicieron grande nuestra tradición occidental».

En el manifiesto se van intercalando algunas de las reflexiones lanzadas por los ponentes que desde el viernes han tomado la palabra en el aula magna de la Universidad CEU San Pablo, como el eurodiputado polaco Ryszard Legutko, la política vasca María San Gil o el dramaturgo Albert Boadella.

«No hay que limitarse a protegerse o replegarse. Como dice el Papa Francisco, hay que ser una Iglesia en salida», reivindican los propagandistas que llaman a aterrizar la Doctrina Social de la Iglesia «plenamente, desde sus tratados de Economía, Derecho y Política, que defienden la auténtica Justicia Social, así como a los excluidos y a los pobres , hasta los tratados más controvertidos hoy, que defienden la Vida y la Familia». Entre otras medidas, se reclama un mayor compromiso de los centros educativos católicos a no «doblegarse ante las exigencias ideológicas que atenten contra sus principios» desde una protección «a sus profesores frente a coacciones y cancelaciones injustas».

Durante la clausura, el director del congreso, Rafael Sánchez Saus, apeló a «anunciar el Evangelio de manera íntegra, sin recortes ni adaptaciones». Por su parte, el presidente de la Asociación Católica de Propagandistas, Alfonso Bullón de Mendoza, cerró el encuentro con cierta ironía: «Pido disculpas si hemos sido demasiado políticamente correctos dentro de la incorrección política».

Osoro, con los pobres en el centro

►El cardenal arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, instó ayer a los propagandistas españoles a «ocuparse» de los pobres. El vicepresidente de la Conferencia Episcopal Española presidió la eucaristía dominical en el marco del congreso. La cita coincidió con la Jornada Mundial de los Pobres convocada por el Papa. «Los católicos en la vida pública tenemos que estar al lado de los pobres», les encargó en su homilía desde la capilla del Colegio Mayor CEU-San Pablo.