Alerta alimentaria: piden que no se consuma la margarina de una conocida marca

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aesan) detecta un alérgeno no declarado en el etiquetado del producto

Retiran del mercado una famosa margarina.
Alerta alimentaria por la presencia de leche en una popular margarina FOTO: MANCEAU Serge/SUNSET ©Gtresonline

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (Aesan), dependiente del Ministerio de Consumo, ha emitido una nueva alerta alimentaria sobre una margarina de la marca Flora que contiene leche no declarada en su etiquetado y está siendo ampliamente vendida en los supermercados de toda España. Por ello, han pedido que no se consuma, así como su retirada de los establecimientos.

Según explican en un comunicado, la alerta va dirigida a las personas con alergia o intolerancia a la leche después de encontrar la presencia de este elemento en tarrinas de plástico de la conocida marca. “La incidencia fue detectada en un autocontrol de la empresa, que ha informado a las autoridades competentes y a sus clientes”, señalan.

Los datos del producto implicado son:

- Nombre del producto: FLORA ORIGINAL

- Marca/comercial: FLORA.

- Aspecto del producto: Tarrina de plástico.

- Número de lote: 129404098,

- Fecha de consumo preferente 10/03/2022.

- Peso de unidad: 225 g.

- Temperatura: refrigerada.

La AESAN pide que no se consuma esta margarina de la marca Flora
La AESAN pide que no se consuma esta margarina de la marca Flora FOTO: Aesan

Al haberse distribuido por toda España, la AESAN ha trasladado la información a las autoridades competentes de las comunidades autónomas a través del Sistema Coordinado de Intercambio Rápido de Información (SCIRI), con el objeto de que “se verifique la retirada de los productos afectados de los canales de comercialización”, explican.

Como medida de precaución, se recomienda a las personas alérgicas / intolerantes a la leche, que pudieran tener el producto anteriormente mencionado en sus hogares que se abstengan de consumirlo.

¿Qué es la intolerancia a la lactosa?

La lactosa es el llamado azúcar de la leche, un disacárido natural compuesto de glucosa y galactosa. Un azúcar naturalmente presente en la leche de todos los mamíferos (vaca, oveja, cabra,…) y sus derivados (queso, yogur, nata, mantequilla, helados, etc.), informa el Ministerio de Consumo. Nuestro organismo, para poder digerir la lactosa, debe desdoblarla en glucosa y galactosa.

La intolerancia a la lactosa se produce cuando en nuestro intestino delgado no hay suficiente cantidad del enzima lactasa, necesaria para desdoblar esta lactosa consumida. La lactosa, sin digerir, llega al intestino grueso y provoca los síntomas clásicos de esta intolerancia como son dolores intestinales, gases, diarrea, hinchazón de barriga y nauseas.

No es lo mismo que la alergia a las proteínas de la leche (caseína, beta-lactoglobulina…) cuya reacción es aguda y puede ser grave e implicar un riesgo de muerte inmediata. Las personas alérgicas a las proteínas de la leche no pueden consumir productos lácteos, aunque sean “sin lactosa” o con “bajo contenido en lactosa”.

Tampoco se debe confundir la intolerancia a la lactosa con la galactosemia, que es una enfermedad congénita causada por una deficiencia enzimática que impide el metabolismo de la galactosa, un azúcar de la lactosa.