Stella Kyriakides, comisaria europea de Salud: «El invierno va a ser muy duro: habrá que tomar medidas difíciles»

La situación en Europa ha cambiado por la relajación de las medidas contra la covid y la ralentización de la vacunación

La comisaria europea de Salud y Seguridad Alimentaria, Stella Kyriakides
La comisaria europea de Salud y Seguridad Alimentaria, Stella KyriakidesJohn Thys Pool Photo via AP

La comisaria europea de Salud, Stella Kyriakides, que como doctora trabajó en una hospital pediátrico de salud mental, llevaba solo una semana en el cargo cuando llegaron las primeras noticias de Wuhan. Poco después explotaba la pandemia provocada por el virus SARS. En los últimos meses la situación parecía mejorar en Europa, pero todo ha cambiado en estas semanas.

¿Cuál es el estado actual de la pandemia en la Unión Europea?

Vivimos la situación en el Consejo Europeo con gran preocupación. Se ha producido un incremento elevado, con un índice de 473 casos por cada 100.000 habitantes de media, con un dato especialmente alarmante: los menores de 15 años son los que más se contagian ahora en proporción.

¿Por qué ha empeorado tanto la situación?

Se han relajado medidas cuando el avance de la variante Delta es imparable y la vacunación se ha ralentizado. Sobre esto, los datos muestran que el mayor número de ingresados por covid son los no vacunados.

No es muy optimista de cara a la Navidad

El invierno va a ser muy duro. Habrá una gran presión hospitalaria en diciembre y enero. Todos los países que no superen el 80% de vacunados van a tener que tomar medidas difíciles. Los europeos tendrán que seguir completando la pauta de vacunación y con una dosis de refuerzo a los seis meses. Hacia ese objetivo deben dirigirse todos los mensajes oficiales. Sin olvidar continuar con las medidas higiénicas como el uso de las mascarillas, el lavado de manos y la ventilación de los espacios compartidos incluso en países con alta tasa de vacunación. Pero ya tememos lo que viene porque llegan las navidades.

¿Esa dosis de refuerzo será solo para los más mayores?

No, las autoridades sanitarias europeas acaban de recomendar que se vacunen todos los mayores de 40 años. Incluso habría que plantearse la de refuerzo para los inoculados mayores de 18 años. Solo así se podrá disminuir la tasa de contagio. Los programas de vacunación deberán ser revisados.

¿Las vacunas actuales serán suficientes?

Este martes hemos firmado un acuerdo con Valneva, lo que supondrá 60 millones de dosis más hasta 2023. Es el octavo contrato de la Comisión sobre estos sueros. El pacto rubricado incluye la posibilidad de adaptar la vacuna a las nuevas variantes. Así, tenemos productos de AstraZeneca, Sanofi-GSK, Janssen, BioNtech-Pfizer, CureVac y Moderna. La de Novavax está siendo estudiada por la Agencia Europea del Medicamento, la EMA, de forma acelerada.

¿Todas aportan el mismo valor terapéutico?

Por ahí queremos que vaya la orientación de las farmacéuticas. De hecho, creemos que AstraZeneca y Janssen también serán usadas para las dosis de refuerzo. La Estrategia de Vacunación de la UE es una de nuestras grandes fortalezas, hay solidaridad para que todos los ciudadanos de la UE dispongan de todas las vacunas.

¿Las terapias anticovid son realmente efectivas?

Lo son. La lista de las diez terapias contra la covid se dividen en tres categorías de tratamientos útiles. Primero están las que utilizan anticuerpos monoclonales antivirales que son más eficaces en las primeras fases de la infección, como el Ronapreve, una combinación de dos anticuerpos monoclonales, casirivimab e imdevimab, de Regeneron Pharmaceuticals y Roche; el Xevudy (sotrovimab), de Vir Biotechnology y GlaxoSmithKline; y Evusheld, una combinación de dos anticuerpos monoclonales, tixagevimab y cilgavimab, de AstraZeneca. Luego tenemos disponibles antivirales orales que se deben usar cuanto antes tras el contagio, como el Molnupiravir, de Ridgeback Biotherapeutics y MSD; el PF-07321332, de Pfizer; y el AT-527, de Atea Pharmaceuticals y Roche. Por último, inmunorreguladores para el tratamiento de pacientes hospitalizados como Actemra, (tocilizumab), de Roche Holding; Kineret (anakinra), de Swedish Orphan Biovitrum; Olumiant (baricitinib), de Eli Lilly; y Lenzimulab, de Humaningen.

No sustituyen a las vacunas pero con su uso quien se contagie se curará antes. Podrán usarse de emergencia, incluso los que aún no han recibido todas las autorizaciones de la Agencia Europea del Medicamento. Pero ya digo que los sueros anticovid son la clave porque todos los datos señalan que la mayoría de los ingresados no están vacunados. Y el 35% de la población europea, 155 millones de europeos, sigue sin vacunarse.

¿Se encuentra satisfecha de su labor como comisaria de Salud?

Conseguir movilizar a 27 gobiernos es difícil. Muchas veces tengo que llamar a los presidentes para lograrlo. Pero conseguimos que, por ejemplo, este fin de semana pasado se enviara de formas urgente ayuda a Rumanía, Bulgaria y Letonia, que se encontraban muy por encima de los niveles exigibles de casos.

¿Han sido suficientemente exigentes con los laboratorios que no han cumplido con los acuerdos, como AstraZeneca?

Esa compañía farmacéutica fue incapaz de fabricar las dosis comprometidas. La cuestión acabó en los tribunales y listo. Pero en general la UE dispone de las dosis suficientes, incluso podemos compartir con terceros países. En Europa habrá viales suficientes para todos para la tercera dosis sin problemas. Ni siquiera planteamos forzarlos a que nos entreguen las licencias y patentes, que no sirve de mucho porque lo difícil es la capacidad de fabricarlas.

¿Los movimientos de personas entre países son uno de los problemas principales?

En unos días se cambiarán las normas para cruzar las fronteras de la Unión Europea. El empeoramiento de la pandemia obliga a actualizar la información que se da entre estados. En diciembre y enero va a aumentar la presión sobre el sistema sanitario. Ya digo que debemos prepararnos para un duro invierno.

¿Los confinamientos como en Austria y Eslovaquia son una solución?

Lo importantes es la vacunación. Y luego cada estado es soberano para tomar medidas drásticas.