Alerta por Ómicron: la OMS aconseja a los mayores de 60 años que pospongan sus viajes

La institución extiende la recomendación de no viajar a las personas con afecciones cardíacas, cáncer o diabetes

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha recomendado que las personas de grupos de riesgo por covid-19, como los mayores de 60 años o las personas con afecciones cardíacas, cáncer o diabetes, que pospongan sus viajes en la medida de lo posible ante la variante Ómicron del coronavirus.

“A las personas que no están totalmente vacunadas o que no tienen pruebas de una infección de SARS-CoV-2 anterior, y que corren el riesgo de desarrollar una forma grave de la enfermedad o de morir, incluidas las de 60 años o más o las que tienen comorbilidades que aumentan el riesgo del covid-19 grave (por ejemplo, cardiopatías, cáncer y diabetes) se les aconseja aplazar sus viajes a las zonas de transmisión local”, dijo la institución en un nuevo documento de recomendación para viajar tras la aparición de la nueva variante.

Ómicron
Ómicron FOTO: Antonio Cruz

En el informe, la OMS ha señalado que, hasta el 28 de noviembre, “56 países habían aplicado medidas de viaje para intentar retrasar la importación de la nueva variante”. Sin embargo, la organización con sede en Ginebra, cuyas recomendaciones no siempre son seguidas por sus 194 Estados miembros, ha afirmado que las prohibiciones totales de viajar, como las que se han impuesto por parte de algunos países para el sur de África, además de ser inefectivas, pueden perjudicar la lucha contra la covid, ya que podrían disuadir a otros gobiernos a dar información epidemiológica.

Frente a estas restricciones, la institución recomienda la adopción de medidas tales como el testeo de pasajeros antes de su partida y a su llegada al destino, la aplicación de cuarentena según los casos y otras medidas que “deben decidirse mediante un estricto análisis de riesgos”. Todas las medidas “deben ser proporcionales a los riesgos, limitadas en el tiempo, y aplicadas con respeto a la dignidad, los derechos humanos y las libertades fundamentales de los viajeros”, ha subrayado la organización.

Por otro lado, también ha pedido a los viajeros que estén vigilantes ante cualquier síntoma de Covid-19, que se vacunen contra esta enfermedad cuando tengan la oportunidad y “sigan las medidas sanitarias y sociales en todo momento, sin importar si ya han recibido o no la vacuna”.

El riesgo global es “muy elevado”

La OMS clasificó el viernes la variante B.1.1.529, detectada en Sudáfrica, como una “preocupante” del SARS-CoV-2. Sólo otras tres variantes han llegado a esta categoría, y en muy poco tiempo se ha colocado en el mismo nivel que Delta. El organismo ha advertido de que el riesgo que plantea globalmente la nueva variante es “muy alto”, por lo que ha pedido a los países que estén preparados para sus posibles consecuencias.

En un informe técnico sobre la nueva cepa del SARS-CoV-2, el organismo señala que teniendo en cuenta las elevadas mutaciones de ómicron, con potencial de ser más resistentes a la inmunización y más contagiosas, el riesgo de que la variante se transmita en todo el mundo es “alto”. “Puede haber nuevas olas de covid-19 con graves consecuencias, dependiendo de muchos factores, como el lugar donde esas olas ocurran”, anticipa el documento.

Así, apuntan que ómicron es una variante “altamente divergente” con “un alto número de mutaciones”, incluyendo de 26 a 32 en la proteína de la espiga del virus (la puerta de entrada del SARS-CoV-2 al organismo”, algunas de las cuales “son preocupantes y pueden estar asociadas con el potencial de escape inmunológico y una mayor transmisibilidad”.

Sin embargo, los expertos de la OMS aclaran que “todavía existen considerables incertidumbres”. Reconocen que una duda es “el grado de transmisibilidad de la variante y si los aumentos de contagios en Sudáfrica están relacionados con el escape inmunológico, la mayor transmisibilidad intrínseca o ambos”.

Asimismo, la OMS aún no tiene una posición fija sobre “la eficacia de las vacunas para proteger contra la infección, la transmisión, la enfermedad clínica de diferentes grados de gravedad y la muerte” en esta nueva variante. Por último, está por ver “si la variante presenta un perfil de gravedad diferente”.

En cualquier caso, los expertos puntualizan que “es necesario seguir investigando para comprender mejor el potencial de escape contra la inmunidad inducida por la vacuna y la infección”. “La investigación está en curso y se espera que los datos estén disponibles en las próximas semanas”, remachan.