Los países endurecen sus restricciones contra la variante Ómicron

España, que ya tiene 11 casos confirmados, continúa sin tomar nuevas medidas de choque

Los casos de la variante Ómicron siguen expandiéndose por el mundo. Desmarcándose de otros países vecinos, España no ha tomado por el momento ninguna medida restrictiva más dura ante la amenaza de esta variante o para frenar la tendencia ascendente de contagios.

El total de casos notificados de Ómicron en nuestro país ascendió ayer a 11 después de que la consejería de Salud y Consumo de Baleares comunicase otros cuatro. De esta forma, ya son seis las infecciones registradas de esta variante en las Islas. Sin embargo, en la comunidad autónoma no hay por el momento transmisión comunitaria detectada de Ómicron.

En la jornada de ayer se sucedieron las noticias de nuevos contagios y restricciones para frenar la propagación del virus.

Así, las discotecas de Francia cerrarán a partir de este próximo viernes durante un mes y los festejos previos a la Navidad sufrirán limitaciones para tratar de salvar las fiestas de fin de año ante el avance de la pandemia de covid, según anunció el primer ministro francés, Jean Castex.

Castex explicó el cierre de discotecas porque la elevada circulación del virus es importante entre los jóvenes y por la dificultad de llevar en ellas la mascarilla, al tiempo que señaló que las empresas afectadas recibirán ayudas económicas.

El ministro de Salud de Reino Unido, Sajid Javid, alertó de que las autoridades sanitarias británicas han constatado infecciones de Ómicron en varias regiones de Inglaterra que no están ligadas a viajes al extranjero, lo que significa que ya hay transmisión comunitaria en el país.

En una intervención ante la Cámara de los Comunes, Javid detalló que las autoridades sanitarias británicas han contabilizado 336 casos de la variante: 261 en Inglaterra, 71 en Escocia y cuatro en Gales.

El Gobierno de Reino Unido anunció el domingo que todos los viajeros que lleguen a Inglaterra a partir de hoy tendrán que presentar un test negativo de Covid-19. Además, el Parlamento británico aprobó reintroducir el uso obligatorio de la mascarilla en el transporte público y tiendas de Inglaterra.

Por su parte, Dinamarca, uno de los países europeos que más test realiza a su población –tanto PCR como de antígenos– y que más pruebas secuencia, comunicó ayer 261 contagios de Ómicron (78 más que el domingo). Este hecho ha sido calificado de «preocupante» por las autoridades danesas.

Rusia confirmó ayer la aparición de los dos primeros contagios de la variante Ómicron, en un momento en que el país atraviesa sus peores cifras de la pandemia, con casi 1.200 nuevos fallecidos en las últimas 24 horas. «La variante ha sido confirmada» según la oficina nacional de protección al consumidor, Rospotrebnadzor.

Estados Unidos también toma medidas para frenar la nueva ola de la Covid-19. Los CDC (Centros para el Control y Prevención de Enfermedades) aconsejaron a sus ciudadanos no viajar a Francia, Portugal, Tanzania o Jordania, entre otros países, por la actual situación de la pandemia.

En Nueva York, el alcalde de la ciudad, Bill de Blasio, informó de que la vacuna contra la covid será obligatoria para los trabajadores del sector privado a partir del próximo día 27 de diciembre, la primera medida de este tipo que se toma en EE UU, donde ya se han detectado los primeros casos de la variante Ómicron del coronavirus en al menos un tercio del país. Esta medida afectará a unos 184.000 negocios.