Los científicos cuestionan la mascarilla en exteriores: “Es lo mismo que ir con casco por la calle y quitártelo al subirte a la moto”

Recalcan que lo esencial es protegerse en los interiores y piden que se escuche a la ciencia. “Es contraproducente, acentúa el cansancio social y socava la credibilidad de la obligación de usarla en interiores mal ventilados”.

Imagen de un bar en el que dos personas con mascarillas toman una cerveza en el exterior, y a su lado dos sin mascarillas en el interior a través de una ventana abierta hacen los mismo.
Imagen de un bar en el que dos personas con mascarillas toman una cerveza en el exterior, y a su lado dos sin mascarillas en el interior a través de una ventana abierta hacen los mismo. FOTO: Jesús G. Feria La Razon

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció este miércoles que se impondrá de nuevo el uso de mascarillas en exteriores desde el día 24, la única medida restrictiva que tendrá de momento España. La decisión ha suscitado la reacción de científicos que, a través de sus cuentas en redes sociales, han puesto en tela juicio la eficacia de la medida.

Para el investigador y profesor de la facultad de Farmacia de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) Gorka Orive la nueva norma es contraria a evidencias que “han quedado contrastadas durante la pandemia”, recoge Efe. En su cuenta de Twitter, Orive cita entre estas evidencias que la infección ocurre “sobre todo en espacios cerrados y mal ventilados” y que la mascarilla “es útil en interiores, no al aire libre si hay distancia interpersonal”. Además, destaca que los espacios cerrados y mal ventilados son “los que más riesgo ofrecen (hasta 20 veces más) que los abiertos” y muestra su preocupación por “nuestra fatiga psicológica y emocional”.

El microbiólogo de la Universidad de Navarra Ignacio López-Goñi ha reiterado en Twitter que la mascarilla en exteriores si hay distancia “no sirve para nada”. Además, junto a un dibujo explicativo, señala que en interiores hay que usar mascarilla y mantener una distancia mínima de 1,5 metros, mientras en exteriores basta con una cosa u otra. Para López-Goñi “llevar mascarilla por la calle y quitártela al entrar a un bar porque vas a comer o beber es lo mismo que ir con casco por la calle y quitártelo al subirte a la moto porque te molesta conducir con casco”.

El catedrático de Ciencias Ambientales y Químicas en la Universidad de Boulder Colorado (EE.UU.) José Luis Jiménez ha mostrado en su perfil de la red social su sorpresa porque la “única” medida que haya tomado el gobierno frente al crecimiento de la variante Ómicron sea hacer obligatoria la mascarilla en exteriores. Jiménez, uno de los científicos mundiales que más ha defendido desde el inicio de la pandemia que el SARS-CoV-2 se transmite por aerosoles, ha señalado que la transmisión en exteriores es, al menos, 20 veces más baja que en interiores, y ha pedido que se escuche a la ciencia.

El doctor en biología y director de la cátedra de Cultura Científica de la UPV/EHU, Juan Ignacio Pérez, ha coincidido en que la mascarilla en exteriores “No es una solución” y ha considerado que “no se debe implantar una norma por incapacidad para hacer cumplir las que ya hay”. Para Pérez, la vuelta al uso obligatorio de la mascarilla en exteriores es “contraproducente, acentúa el cansancio social y socava la credibilidad de la obligación de usarla en interiores mal ventilados”.

La viróloga del CSIC Margarita del Val, considera que la medida “ayudará un poquito” pero su contribución será “mínima”, aunque cree que hay gente que necesita que se lo prohíban para cumplir, indica en una entrevista en Onda Vasca. A su juicio, ahora hay que tratar de que la “bola de nieve” no crezca y centrarse en proteger a los más vulnerables y, en este sentido, echa de menos una regulación para las residencias de ancianos que ayude a protegerlos.