Israel anuncia la cuarta dosis a mayores de 60 años y trabajadores sanitarios

El pasado día 31 autorizó el segundo pinchazo de refuerzo en personas inmunodeprimidas y mayores en residencias

El primer ministro israelí, Naftali Benet, ha anunciado hoy en rueda de prensa el inicio de una campaña de vacunación contra la covid con una cuarta dosis a las personas mayores de 60 años y trabajadores sanitarios. La cuarta inyección se administrará al menos cuatro meses después de haber recibido la tercera dosis.

El país aprobó el pasado día 31 esta segunda inyección de refuerzo para personas inmunodeprimidas y mayores en residencias y hospitales geriátricos y hoy autorizó ampliarla a un sector mayor de la población.

“Ahora tenemos una nueva capa de defensa”, ha declarado Benet en una conferencia de prensa televisada, y ha agregado que la máxima autoridad médica del gobierno de Israel, cuya aprobación se necesita para expandir la campaña de refuerzo, había firmado el último movimiento. “Israel volverá a ser pionero en el esfuerzo mundial de vacunación”, ha dicho Benet.

Israel adelantó en diciembre una campaña de vacunación masiva con la cuarta dosis e inmediatamente la suspendió por discrepancias entre los expertos.

En los ensayos clínicos de la cuarta dosis de Pfizer en Israel participaron 6.000 personas, entre las cuales figuraban 150 profesionales de su personal médico, que recibieron la tercera dosis en agosto y cuyos índices de anticuerpos habían descendido. El Ministerio de Sanidad israelí ha indicado que alrededor del 60% de sus 9,4 millones de ciudadanos están completamente vacunados, casi todos con la vacuna Pfizer-BioNTech, lo que significa que han recibido tres dosis o recientemente han recibido la segunda.

Pero cientos de miles de personas elegibles para una tercera vacuna hasta ahora no la han recibido. Durante los últimos 10 días, las infecciones diarias se han cuadriplicado. Los casos graves también han aumentado, pero a un ritmo mucho menor, pasando de alrededor de 80 a alrededor de 100.

El ministro de Sanidad de Israel, Nitzan Horowitz, ha dicho que “las autoridades se están preparando para unas tasas de infección más altas que nunca en medio de la propagación de ómicron, pero un cierre no está sobre la mesa”. El Ejecutivo reimpuso este viernes la obligatoriedad de usar mascarilla en exteriores en reuniones de más de 50 personas, así como portar un pase verde para acceder eventos al aire libre con un aforo por encima de 100