Deltacron, un error de laboratorio que “probablemente no exista”

Se trataría de una “contaminación” en el lugar en el que se secuencio el genoma

En medio de un crecimiento exponencial de casos en varios países, especialistas de Chipre identificaron hace dos días una nueva variante que combinaría las dos peores a las que nos hemos enfrentado por ahora: Delta y Ómicron. Pero, afortunadamente, la amenaza parece haberse disuelto, y este nuevo “engendro” parace no haber sido más que un error técnico del laboratorio chipriota que lo secuención en el proceso de lectura del genoma.

Expertos de Estados Unidos, Grecia y Reino Unido han cuestiondo la aparición de esta supuesta nueva variante. Eric Topol, biólogo molecular del Scripps Researtch Translational Institute de San Diego, ha explicado hoy en su propia cuenta de Twitter que la Deltacron no ha sido más que un error del que no hay que preocuparse. “Un nuevo subtipo de ‘aterrador’ que ni siquiera es una variante real pero asusta a mucha gente, innecesariamente”, explicó.

Lo mismo ocurre con Tom Peacock, virólogo del Imperial College de Londres, quien añade que es imposible que se haya recombinado la Delta y la Ómicron en una Deltacron porque no ha circulado la última tanto tiempo como para que haya podido surgir este proceso.

Además de los anteriores mencionados, el miembro del comité de expertos en Atenas, Gkikas Magiorkinis, ha asegurado que “los primeros análisis independientes muestran que se trata de un error técnico del laboratorio chipriota en el proceso de lectura del genoma”. No obstante, esta nueva variante todavía tiene que someterse a un intenso estudio sobre su virulencia y contagio.

La variante que analiza ahora la Organización Mundial de la Salud (OMS) es la llamada IHU, detectada por el Instituto Hospitaliario Universitario de Marsella. Sus investigadores publicaron a finales de diciembre un preestudio sobre las 46 mutaciones que contiene esta variante, más que las de ómicron, y es una de las dos derivadas de la B.1.640 que se había localizado a finales de septiembre en la República del Congo. Por el momento, IHU no presenta una nueva amenaza.